30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Roban dos yeguas del ganado trashumante que pace por el monte de Tous

Se trata de dos ejemplares de poni de los fiordos, una madre y su cría, que el cuidador perdió de vista días después del intento frustrado

Ejemplares de poni de los fiordos como los robados. | LEVANTE-EMV

Ejemplares de poni de los fiordos como los robados. | LEVANTE-EMV

Apenas uno días después de que se frustrara el robo de los caballos trashumantes que pacen en la montaña de Tous, el ganadero ha detectado que le han sustraído dos ejemplares de yegua, concretamente una madre y su hija, según confirmó el propio cuidador, Rubén Llata.

Durante los últimos años, Llata ha trasladado cabras, y más recientemente caballos, desde el norte de España hasta Tous, donde una empresa ganadera asturiana encontró un lugar idóneo para la crianza por sus condiciones climáticas. Hace unos días, se percató de la ausencia de dos yeguas, una adulta y su cría. Se trata de dos ejemplares de poni de los fiordos, una variedad equina de las regiones montañosas de Noruega.

Ya ha presentado la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil, aunque teme que las puedan extraer del país. «Los caballos que se roban en España se suelen llevar a Italia o Bélgica. Los duermen, les quitan el chip y se los llevan. La gente que se dedica a hacer esto suele buscar ejemplares de raza, que puedan valer miles de euros, o que les parezcan bonitos, aunque no tengan un elevado valor», explicó el joven pastor. Con todo, se resistía a dar a los animales por desaparecidos para siempre. «La esperanza nunca se pierde», apostilló.

Alerta vecinal

La sustracción se produce, precisamente, unos días después de un intento fallido de robo sobre la misma caballada. Varias personas que paseaban por un camino rural de Tous se percataron de la presencia de un grupo de individuos que, con unas cuerdas, intentaban atar a los equinos, que ofrecían una gran resistencia al arrastre. Seguramente, mucha más que ante una mano amiga, lo que acrecentó su sospecha ante lo que ocurría.

Acto seguido, dieron el pertinente aviso a la Guardia Civil, que se personó allí e identificó a los susodichos, que estaban en posesión de varias furgonetas con las que, presumiblemente, esperaban transportar a los animales una vez capturados.

El pastor reclama privacidad: «Que nadie se acerque ni los alimente»

El atractivo rural que siempre ha supuesto Tous para los vecinos de la Ribera y otras comarcas cercanas se ha visto incrementado por la presencia de los caballos. El pastor ha preparado unos carteles en los que reclama mayor privacidad para los animales con el objetivo de que no se conviertan en una atracción de circo ni pierdan su esencia. «Queremos que crezcan en estado salvaje, eso es imposible si la gente se acerca y les da de comer. Algunos, incluso, cogen a sus niños y los montan. Esto, además de peligroso, hace que los caballos más vulnerables ante un posible robo, ya que se amansan, cuando lo normal es que una persona que intente atar a un caballo salvaje se vaya a rastras. De hecho, la normativa permite que pasten libremente», afirmó. Los carteles aconsejan, además de no alimentar a los equinos, mantener con ellos una distancia mínima de veinte metros. «Sé que es algo bonito, y estamos encantados de compartir estas tradiciones, pero en circunstancias que no pongan en riesgo a nadie», concluyó.

Compartir el artículo

stats