30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una espera excesiva incluso para las familias

La dificultad de encontrar descendientes directos vivos de los fusilados de las fosas complica ahora la identificación de los restos de 41 ribereños

Se busca a familiares de los fusilados. La frase es devastadora. Un desgarro. Una punzada en el corazón. Pero así es. El territorio valenciano está viviendo un momento desconocido hasta ahora, con la exhumación de cientos de personas fusiladas durante y tras la guerra, cuando la represión franquista convirtió en un infierno la vida de miles de españoles. Paterna es centro neurálgico del exterminio y en su cementerio se hallan todavía hoy decenas de fosas comunes con cientos de vecinos y vecinas fusilados vilmente. Muchos han esperado durante décadas este momento para «reencontrarse» con su padre, su abuelo o su tío. Con un vestigio de ellos. Con un símbolo. Para volver a estar cerca. Abrazarles y darles un enterramiento digno. Sin embargo, también son muchos los que han fallecido esperando y dicho anhelo se ha apagado en familias que hoy desconocen que tuvieron a un antepasado entre aquellos que fueron asesinados, por lo que, con la apertura de las fosas, algunos de los restos humanos no son reclamados, no se cuenta con pruebas de ADN y por lo tanto no pueden ser identificados. Por todo ello, la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) ha realizado un completo listado para que los ayuntamientos lo distribuyan entre la población con los nombres de las personas que no han sido, a día de hoy, reclamadas. La lista está basada en la información proporcionada por las asociaciones de las fosas de Paterna números 15, 21, 22, 63, 94, 95, 100, 111, 120 y 128, actualizadas en este abril de 2021.

Alerta ciudadana

Se trata de personas de Alberic (6), Algemesí (4), Alginet (1), Almussafes (1), Alzira (4), Carlet (5), Cullera (8), Guadassuar (1), l’Alcúdia (4), la Pobla Llarga (2), Polinyà de Xúquer (1), Sollana (2) y Sueca (2). En total, 41 ribereños. Mecánicos, labradores, marineros, tejedores, horneros… Pablo Alcover Alba, Benjamín Renard Nicolás, Salvador Hervás Noqués, Enrique López Morell, José Adsuar Tusell, Rafael Aleo Badía, Antonio Feliu Ramos, Bartolomé Asensi Carrió… Si le suena alguno de esos apellidos o conoce a alguien de dichas familias (la lista completa se puede consultar en esta página) sería adecuado que se ponga en contacto con el ayuntamiento.

La búsqueda de los familiares responde a un convenio firmado entre la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática y la FVMP en materia de Memoria Democrática para 2021 y contempla acompañar y asesorar a las víctimas y a sus familiares en la búsqueda y localización de los desaparecidos. En el listado también ha participado María Navarro, como presidenta de la Asociación de Familiares de Víctimas del Franquismo de la Fosa 126 de Paterna, y la Coordinadora de Asociaciones para la Memoria Democrática del Paí́s Valenciano. En total, el registro de desaparecidos no reclamados cuenta con 365 víctimas de 101 municipios valencianos. La FVMP solicita el concurso de todos los ayuntamientos para la localización de familiares de esos represaliados, que fueron registrados en los anales del cementerio y cuya historia ha sido reconstruida principalmente por el investigador Vicent Gabarda. Tras detectar a los familiares, se les realiza pruebas de ADN y en caso afirmativo se les devuelve el cuerpo de su antecesor, que recibe un entierro digno.

Cadena de trabajo

«Estamos en un momento único, con la implicación de múltiples administraciones. No se debe pasar la oportunidad de encontrar al máximo número de familiares de víctimas. Si no localizamos a los familiares es imposible identificar a las personas que encontramos en las fosas comunes. Es una cadena de trabajo que cuando más vecinos, investigadores o instituciones estén implicadas, mayor serán los identificados. Muchos ayuntamientos no hacen ni caso a estos asuntos y en ocasiones ni contestan a los correos electrónicos que envían las asociaciones de familiares o la Conselleria. Y eso debe de cambiar», explica Miguel Mezquida, arqueólogo y miembro fundador de ArqueoAntro, uno de los colectivos que mayor número de exhumaciones ha protagonizado en el territorio valenciano. Hace unos días empezó la excavación en la fosa común 63 del cementerio de Paterna, en la que se espera hallar hasta 47 fusilados del franquismo. Los trabajos los están llevando a cabo el grupo Cavea Paleolab.

Compartir el artículo

stats