30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Familias «desesperadas y exhaustas» por el aforo del centro ocupacional

Las restricciones por la pandemia aún provocan rotaciones que dejan en casa a cuatro usuarios al día en el taller de la asociación de Turís

Una representación de padres de usuarios del centro ocupacional La Llar dels Xiquets de Turís. | LEVANTE-EMV

Una representación de padres de usuarios del centro ocupacional La Llar dels Xiquets de Turís. | LEVANTE-EMV

«Exhaustos y desamparados». Los padres de los usuarios del centro ocupacional La Llar dels Xiquets de Turís, un taller para personas con diversidad funcional intelectual, han lanzado un SOS a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas solicitando que, ante la evolución favorable de la pandemia en la Comunitat Valenciana y el avance en el proceso de vacunación, levante las restricciones que se siguen aplicando en el centro, que provocan que a diario cuatro usuarios no pueden asistir al taller, lo que con las rotaciones para cumplir el aforo se traduce en que cada alumno se queda un día lectivo a la semana en casa.

«A algunas familias les resulta todo un reto compaginar su trabajo con el cuidado de su hijo los días que se debe quedar en casa pero, por otro lado, 24 horas para ellos en casa es todo un sacrificio, se nos agotan las ideas para que se distraigan, diviertan o sean felices porque ellos no se entretienen con la tele, el móvil o el ordenador», relatan los padres en una carta que tienen previsto enviar a la consellera.

La familias subrayan que el centro ocupacional es el medio que tienen sus hijos para socializar y adquirir o conservar capacidades para lograr la mayor autonomía posible en la vida cotidiana y, a la vez, supone un momento de respiro para sus cuidadores. «Cuando se quedan en casa necesitan las 24 horas de atención, al centro van 7,5 horas, el resto del día están con nosotros y si nos quitan también esas horas se desborda nuestra capacidad porque es un día añadido», comenta la presidenta de la Associació Per Ells Amics de la Discapacitat de Turís, Pilar Añón, mientras recuerda que los fines de semana y festivos son las familias las que se hacen cargo.

El aplazamiento de la decisión sobre la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca ha sido el desencadenante de esta llamada de auxilio ya que, según relatan los padres, tanto los alumnos como el personal del centro ocupacional recibieron la primera dosis y todo hacía prever que la situación se pudiera normalizar más pronto que tarde. «Nos hundimos cuando salió la noticia de que no se sabe cuándo se pondrá la segunda dosis, pensábamos que sería la semana que viene y el sentir general es de desesperación, de agotamiento, porque llevamos muchos meses. Desde que empezó la pandemia no han ido todos nunca al centro», relata Añón.

Los padres exponen en el escrito que «quien no se encuentra en nuestra situación y lo vive día a día no nos puede enteder o siquiera imaginar qué estamos pasando» y alegan que, tras superar el confinamiento y adaptarse a las posteriores restricciones que ya redujeron el aforo del centro, la situación epidemiológica es «favorable» en el conjunto de la C. Valenciana; los usuarios y trabajadores han recibido la primera vacuna y cumplen en el centro toda las medidas de seguridad, por lo que dicen no entender cómo no se levanta la restricción que limita el aforo a 16 usuarios cuando solo son 20 los matriculados y en cualquier otro centro educativo la ratio que se aplica es mayor.

Las familias recuerdan que en el vehículo que traslada a los usuarios al centro todos van juntos por lo que cuestionan que después se imponga una distancia de 1,5 metros que obliga a que cada día cuatro alumnos se queden en casa.

«Nuestros hijos necesitan ir al centro ocupacional, ya han visto mermadas visitas médicas, extraescolares como la natación y muchos no poseen la capacidad de concentración necesaria para realizar clases virtuales como lo hacen en otros centros. En esa situación hay dos grandes afectados; por un lado los usuarios, nuestros hijos, por el otro lado, nosotros, las familias», alertan.

Compartir el artículo

stats