Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los municipios preparan fiestas locales, pero con restricciones

La Setmana Taurina de Algemesí está más en el aire

La Dansa dels Bastonets durante la sublime Processoneta del Matí de Algemesí. | VICENT M. PASTOR

La Dansa dels Bastonets durante la sublime Processoneta del Matí de Algemesí. | VICENT M. PASTOR

Cullera ya ha perdido la oportunidad de celebrar sus fiestas paronales. El estado de alarma, que el domingo dejará de estar activo, impidió disfrutar por segundo año consecutivo los festejos bañados por el mar en esa bella bahía mediterránea, pero la mayor parte de los municipios de la comarca, cuyo programa festivo suele desarrollarse durante los meses centrales del verano, sí que aspira esta vez a organizar un programa de actividades cuya extensión y relevancia dependerá de las restricciones que ordenen en cada caso las autoridades sanitarias.

Todos los municipios de la comarca, tanto los más grandes como los más pequeños, están a la espera de ver cómo evoluciona la pandemia y los sucesivos planes de vacunación para concretar sus planes festivos. Todo dependerá de las recomendaciones que lleguen desde la Conselleria de Sanitat. De momento, la capital de la Ribera Alta, Alzira, apuesta por celebrar este año unas fiestas de Sant Bernat tan restrictivas como impongan las autoridades sanitarias. El deseo municipal es convocar un programa de actos reducido que pueda ajustarse al aforo aconsejable a finales de julio.

Alzira, conforme avanzó este periódico el pasado 28 de abril, descarta la celebración de sus tradicionales y multitudinarios conciertos, si bien podrían promoverse espectáculos que se ajustaran al aforo permitido con el público sentado en sillas que garanticen la distancia mínima de seguridad. La partida habilitada en el presupuesto de las fiestas de Sant Bernat alcanza los 200.000 euros.

Algemesí podría perderse por segundo año consecutivo gran parte de la multitudinaria Festa de la Mare Déu, declarada Patrimonio de la Humanidad, aunque no se descarta programar actos adaptados a las restricciones de aforo que imponga a primeros de septiembre la Covid-19, particularmente los de carácter religioso, y abrir el abanico si mejoran los datos de contagios. La alcaldesa de Algemesí, Marta Trenzano, sitúa como muy probable la celebración de la novena en la Capella de la Troballa, parte de la Nit del Retorn y la misa del día 8. De la Processoneta del Matí y de la procesión general nada está escrito. El Patronato decidirá en su momento qué hacer, aunque se baraja que al menos puedan verse algunos bailes y danzas dispersos de manera testimonial. Por lo que respecta a la Setmana Taurina, su montaje, muy costoso, impide de momento desarrollar las novilladas con normalidad. De hecho, ni siquiera se han subastado los cadafales. Es muy posible que vuelvan a suspenderse. A cambio, podría convocarse algún acto cultural o representativo.

La concejalía de Fiestas de Almussafes trabaja en la organización de un calendario festivo adaptado a las circunstancias. El 28 de mayo se celebrará la elección de la reina de las fiestas así como de los clavarios y clavariesas. Ahora bien, no habrá actos multitudinarios sino que todos serán con control de aforo.

Sueca, que celebra sus fiestas mayores durante el mes de septiembre, está estudiando la forma de empezar a programar algunas actuaciones para reactivar el sector del ocio y los espectáculos. No se ha determinado nada en concreto y el gobierno local estará pendiente de los consejos que lleguen desde la Conselleria de Sanidad y la normativa que pueda aplicarse desde ahora y durante el verano.

Y Carcaixent es el último de los grandes municipios de la Ribera en celebrar sus fiestas. Lo hace en octubre y en su caso se toma con más calma su programación y permanece a la espera de conocer la experiencia que vivan los poblaciones vecinas. «La evolución de la pandemia marcará el criterio y nosotros nos adaptaremos al escenario que nos toque», aventuró ayer el acalde, Francesc Salom. «Habrá actos testimoniales como en 2020 o probablemente mucho más, pero hay que ser prudentes».

Compartir el artículo

stats