Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira retirará 14 años después el asfaltado del barranco que exigía la CHJ

El organismo de cuenca impone otra sanción de 3.000 euros por unas obras realizadas en 2007 ya que alega que todo es rambla y no hay camino

Tramo hormigonado del camino y el barranco de la Casella. | PERALES IBORRA

Tramo hormigonado del camino y el barranco de la Casella. | PERALES IBORRA

La reparación con hormigón del camino que discurre junto al barranco de la Casella -y en algunos puntos por dentro de él- aún colea catorce años después. La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha impuesto una primera multa coercitiva de 3.000 euros al Ayuntamiento de Alzira y ha ordenado la reposición del cauce al estado en que se encontraba antes de las obras realizadas en el año 2007 al considerar «insuficiente» el fresado mecánico aplicado por el consistorio a finales de 2014 para rebajar el espesor del hormigón utilizado para que el antiguo camino, que la CHJ no reconoce, pudiera ser transitable. El gobierno local ya ha acordado el pago de esta primera multa por los daños ocasionados en el dominio público hidráulico -el expediente inicial ya contemplaba una sanción de 9.000 € que fue ratificada por el juzgado- y, para evitar nuevas penalizaciones, ha encargado la redacción del proyecto al objeto de cumplir las exigencias del organismo de cuenca y dar carpetazo a un litigio cuyo origen se pieden en el tiempo.

La disputa sobre si este camino de la umbría de La Casella forma parte del cauce del barranco y pertenece por tanto al dominio hidráulico o si se trata de un camino municipal se encuentra en el origen de este choque entre instituciones. Los arrastres propios de las lluvias habían causado graves daños en este vial que en algunos tramos se confunde con el barranco, lo que no ha impedido que los agricultores lo hayan utilizado históricamente para acceder a sus campos. Tras reclamar sin éxito a la CHJ la reparación, el consistorio, con el concejal Enrique Montalvá (PP) como responsable de Agricultura, optó en el año 2007 por reparar el camino alegando razones de seguridad de las personas que transitaban por él.

La Confederación abrió un expediente sancionador por unas obras en el encauzamiento del barranco que no había autorizado, que resolvió con una primera multa de 9.000 euros y la orden de devolver los terrenos a su estado primitivo. El ayuntamiento impugnó esta resolución, si bien el TSJ daría la razón al organismo de cuenca y en julio de 2014 el consistorio presentaba un proyecto de restauración, que el Comisario de Aguas autorizó con algunos condicionantes.

La rebaja de la capa de hormigón realizada, no obstante, no cumplió las expectativas de la CHJ, que en 2015 alegó que las obras realizadas eran «insuficientes» y emplazó al consistorio a finalizar las obras, con el fresado mecánico de 5 cm de espesor en un tramo de 130 metros.

El Comisario de Aguas incoó en abril de 2019 un procedimiento de ejecución forzosa que ha dado lugar a una primera multa coercitava de 3.000 euros y el requerimiento para eliminar el hormigón.

Se buscan alternativas al actual acceso intransitable

Este largo litigio y el hecho de que la Confederación Hidrográfica del Júcar no reconozca la existencia del camino, ya que considera que todo el trazado forma parte del barranco de La Casella, mantiene este vial en pésimas condiciones desde hace años y, de hecho, ante la imposibilidad de realizar cualquier reparación que derivaría en nuevas sanciones, lo servicios técnicos han valorado en diversos momentos la posibilidad de buscar accesos alternativos para los propietarios de campos y viviendas en este sector que históricamente siempre han utilizado el camino de la umbría al que se accede desde la CV-50 y remonta por el valle en paralelo al cauce del barranco, con el que se entrecruza.

Compartir el artículo

stats