Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pacientes con daño cerebral y neurológico también hacen deporte

El hospital de la Barraca promueve una jornada de Boccia para demostrar que el ejercicio físico se puede adaptar a cualquier persona

Jornada deportiva adaptada en las instalaciones del Hospital Vithas Aguas Vivas. | LEVANTE-EMV

Los pacientes con daño cerebral también pueden hacer deporte, tal y como ha demostrado el Hospital Vithas Aguas Vivas a través de una exhibición de Boccia. Se trata de deporte adaptado cuyos orígenes se remontan a la Grecia Clásica, y que es una compleja combinación de táctica y habilidad.

Según detalló Carmen García Blázquez, coordinadora del servicio de neurorrehabilitación, «al realizar actividades físico-deportivas se puede obtener numerosos beneficios que al mismo tiempo influyen en el logro de objetivos generales y físicos de la rehabilitación del paciente». «Aunque siempre hay que tener en cuenta que, al elegir actividades físico-deportivas para personas con daño cerebral o con una enfermedad neurológica es fundamental contar con el asesoramiento de un equipo transdisciplinar y la supervisión de un profesional, con el fin de evitar la realización de actividades que puedan ser lesivas para ellas», añadió García.

La actividad se ha desarrollado dentro del proyecto Relevo Paralímpico de la Comunidad Valenciana, que forma parte del Comité Olímpico Español. Se ha centrado en el denominado Boccia. Se practica de forma individual, por parejas o equipos, sobre una pista rectangular en la que los jugadores tratan de lanzar sus bolas lo más cerca posible de la pelota blanca que sirve de objetivo, a la vez que intentan alejar las de sus rivales, en un ejercicio continuo de tensión y precisión. Se trata de un deporte que influyó en la creación del curling o la pentanca.

Celia Maestre Martín, coordinadora del proyecto Relevo Paralímpico en la Comunidad Valenciana, señaló que el deporte «es algo universal que todo el mundo puede practicar. Sólo hay que buscar el que más se adapte a las circunstancias de cada persona». En esa línea se encuentra el principal objetivo del proyecto Relevo Paralímpico: «Nuestra misión es intentar que el deporte llegue a todas las personas que tienen algún tipo de discapacidad, que todo el mundo sepa que puede hacer deporte», añadió a continuación.

«Este tipo de actividades tienen potencial para cambiar sus vidas»

El daño cerebral adquirido se deriva de cualquier lesión producida sobre un cerebro previamente desarrollado. Las consecuencias son complejas y frecuentemente discapacitantes, pudiendo ocasionar problemas en diferentes esferas (motoras, sensoriales, comportamentales y neurocognitivas), así como la pérdida de la independencia funcional. Esto representa un grave problema sociosanitario para la población, con importantes repercusiones sociales, familiares y económicas. Según explicó el hospital ribereño, el deporte, con las adecuadas adaptaciones, tiene el potencial de cambiar radicalmente las vidas de estos pacientes. Concretamente, ayuda a mejorar el control motor, su coordinación y equilibrio, a desarrollar actividades sociales, mejorar la autoestima y, por su puesto, a promover hábitos saludables.

Compartir el artículo

stats