Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sueca renuncia a recurrir ante el Supremo y da por perdido el edificio postal

La alcaldesa en funciones reprocha a Compromís que desoyera en 2019 a los técnicos y prolongara un pleito que «tenía perdido de antemano»

Fachada del antiguo edificio de Correos, motivo del litigio que ha perdido el consistorio. | VICENT M. PASTOR

Fachada del antiguo edificio de Correos, motivo del litigio que ha perdido el consistorio. | VICENT M. PASTOR

El Gobierno de Sueca ha descartado presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo tras la sentencia de la Audiencia que desestima la pretensión municipal de recuperar la propiedad del viejo edificio de Correos. La alcaldesa en funciones, Manoli Egea, ha lamentado la «desafortunada decisión» que tomó en 2018 el ejecutivo municipal que entonces presidía Raquel Tamarit, que ha supuesto ahora un coste para el consistorio de 26.180 euros.

En el año 2016, el ayuntamiento inició un proceso por la vía civil mediante el cual se reclamaba la propiedad,o en su defecto una indemnización, poir la no devolución de la antigua sede de Correos, ubicada en la plaza del Ayuntamiento. Pero, en febrero de 2018, el Juzgado de Primera Instancia número desestimó la demanda del consistorio y determinando que el edificio era propiedad de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos SA.

«Fue entonces cuando, pese a las recomendaciones de los técnicos municipales, que advirtieron del error de apelar dicha sentencia por los elevados costes que podría ocasionar para las arcas municipales, y por considerar el proceso perdido de antemano, el anterior gobierno municipal decidió apelar la sentencia. Un año después, en junio de 2019, tal y como vaticinaron los técnicos municipales, la Audiencia confirmó la sentencia y condenó al ayuntamiento a pagar las costas judiciales de la apelación. «Este gasto podría haberse evitado si el anterior gobierno municipal hubiera hecho las cosas de otra manera», lamenta Egea. «Nosotros vamos a ser responsables con el dinero de los contributentes», concluye.

Compartir el artículo

stats