Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Valoramos que era mejor pagar a los artistas que un casal que no se iba a disfrutar"

La falla Parc Bernat Guinovart de Algemesí abandonó su local para reducir costes en la pandemia y carece de sede a las puertas de retomar la actividad

El casal de la falla con el catel de se alquila. | LEVANTE-EMV

El casal de la falla con el catel de se alquila. | LEVANTE-EMV

«Habíamos firmado unos contratos con los artistas y valoramos que era mejor seguir pagando las fallas de 2022 que pagar un casal que no íbamos a disfrutar». Las fallas empiezan a ver la luz al final del túnel tras un largo año de inactividad impuesto por la pandemia del coronavirus, que ha obligado a las comisiones a realizar auténticos equilibrios para subsistir y evitar bajas, y en el caso de la comisión Parc Bernat Guinovart de Algemesí, incluso a renunciar al casal para evitar un alquiler que supone anualmente un desembolso de unos 5.000 euros.

La comisión dejó en octubre el local que ha venido ocupando desde hace once años y que le permitía tener los monumentos prácticamente a la puerta al valorar en ese momento que, sin expectativas de retomar las fiestas, suponía consumir unos recursos económicos ya de por sí limitados en una comisión pequeña con un centenar de falleros entre adultos e infantiles, explica el presidente, Ricardo Tortosa.

Dos cuotas íntegras pagadas

«Los falleros han pagado las dos cuotas íntegras de los últimos años porque así lo han querido, sin disfrutar de ninguno. Teníamos dinero para aguantar el casal hasta marzo, pero nos plantábamos en abril de 2021 y no veía lógico tener que volver a pedir dinero a los falleros», comentó Tortosa, mientras señalaba que en estos momentos no se están cobrando las cuotas.

El presidente de la falla agradece el gesto de la propietaria del local, que ofreció reducir el importe del alquiler un 50 % durante la pandemia aunque, según señala, «valoramos que pagando la mitad también estábamos perdiendo dinero». La falla confía en poder recuperar el casal cuando se reanude la actividad ya que el local continúa libre y forma parte de la cartera de inmuebles que ofrece una inmobiliaria.

Sobre la posibilidad de celebrar las fallas de 2021 el próximo otoño tras autorizar Sanidad la celebración de las fiestas entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre, Tortosa lo ve «complicado» en Algemesí. «Aquí tenemos en septiembre la Festa de la Mare de Déu y los toros y es difícil que se hagan fallas, no sé si van a dar la opción de hacerlas en octubre, pero quemar las fallas en octubre y también en marzo, matas al fallero. No podemos pedir a los falleros dos cuotas en tres meses», comenta el presidente de Parc Bernat Guinovart, que deja claro que su opción sería «ir directamente a marzo de 2022».

Compartir el artículo

stats