Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mónica Carrió rompe otro techo de cristal en la Federación de Halterofilia

Se convierte en la primera vicepresidenta española tras ser pionera en un deporte que, junto a su hermano, ha cosechado grandes éxitos para Alzira

Mónica Carrió junto al presidente de la federación, Constantino Iglesias. | ISAAC MORILLAS

Mónica Carrió junto al presidente de la federación, Constantino Iglesias. | ISAAC MORILLAS

Los diferentes escenarios de la vida tienen, por desgracia, un techo de cristal para las mujeres. Ese techo invisible que tanto les cuesta atravesar para llegar a los cargos de poder. Con la misma fuerza con la que levantaba los discos, Mónica Carrió sigue rompiéndolos. El último ha sido ser nombrada vicepresidenta de la Federación Española de Halterofilia (primera fémina que ostenta el cargo) por elección personal de su presidente, Constantino Iglesias. La alzireña pertenecía a su junta directiva desde hace dos años. Tras la reelección del salmantino, éste le planteó, primero, volver a formar parte de su junta y a la semana siguiente, la petición fue más allá: ser su vicepresidenta. «No es un cargo de poder ejecutivo pero supone que se tengan en cuenta mis opiniones, lo cual ha sido todo un halago para mí», explicó Carrió.

Mónica Carrió está acostumbrada a ser pionera en todo. Ya en 1990, dos días después de cumplir 13 años, fue la más joven en participar en los campeonatos de la entonces conocida como Comunidad Económica Europea. Un lustro después, fue la primera española campeona del Mundo junior junto a la andaluza Mari Carmen Sánchez. Al año siguiente fue la primera en obtener el título nacional de entrenadora. Este título le permitió ser nombrada la primera directora técnica de la Federación Valenciana hace dos años. Cuando el presidente de la Valenciana, Emilio Estarlik, creó la dirección técnica, la ribereña puso sobre la mesa el nombre de su paisana, Estefanía Juan. Al no poseer ésta el título, Estarlik se lo planteó directamente a Mónica. El pasado mes de diciembre fue como entrenadora a una concentración de la Selección Española sub-15 y sub-17 a León. El que fuera el segundo levantador español en colgarse una medalla en un Mundial –veinte años después de Lorenzo Carrió- Josué Brachi, confió su preparación a otra mujer, reconocida en el Salón de la Fama por sus múltiples resultados como entrenadora, Charo Muñoz.

En 2000 también fue la primera halterófila española, junto a la andaluza Josefa Pérez, en participar en unos Juegos Olímpicos, los de Sydney. Tras ellas llegaron otra alzireña, Gemma Peris, o la laureada Lidia Valentín.

A principios de siglo decidió acabar de practicar el deporte en el que entrenaba desde su más tierna edad, después de dejar el baloncesto que practicaba su hermana Amparo para emular a su hermano Lorenzo. El Maestro de Campeones, Julián Perea, la animó a vivir la halterofilia desde otro punto de vista, como jueza. Y allí que empezó otra carrera, primero a nivel regional, después nacional, internacional de 2.ª y tras diez años en esta categoría, pasó a ser jueza de 1.ª. En 2018 participó en los Juegos del Mediterráneo celebrados en Tarragona donde vio cumplido en parte su sueño, el de dar la vuelta de honor con los deportistas en activo en la ceremonia inaugural. Su próximo objetivo es poder rememorar esa vuelta que no pudo recorrer como deportista, en los Juegos Olímpicos de París 2024. «He entrado en el ciclo olímpico, en el que participaré en diferentes competiciones donde se logran puntos que espero me lleven a la cita olímpica».

Cuando ya ni soñaba con la barra, Perea la animó de nuevo a entrenar para participar en el primer campeonato de España máster que se celebraba en Gandia. ¿Adivinan el resultado? Primera campeona. Con el fallecimiento de su hermano Lorenzo, el presidente de la FVH, Emilio Estarlik, instó a la ribereña a que se aupara a la presidencia de su club. Meses después, en febrero de 2019 se celebró la Copa de España en el pabellón Pérez Puig. Tal fue el éxito de organización que Iglesias la requirió para formar parte de su junta directiva. El resto, ya lo conocen. ¿Llegará a convertirse en la primera presidenta estatal?

Compartir el artículo

stats