Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eduardo Hinojosa: "Puedes ser antitaurino, pero con Adrián rebasaron todos los límites"

El padre del niño de Alzira que quería ser torero considera que la absolución de los tuiteros por desear la muerte del pequeño enfermo "no hace justicia" - "Los comentarios sí afectaban a mi hijo"

Adrián, junto a los diestros con los que pudo dar tres vueltas al ruedo en 2016. | MANUEL BRUQUE / EFE

Ocurrió un sábado, en una abarrotada plaza de toros de València. Adrián Hinojosa, un niño de Alzira de ocho años de edad que sufría un cáncer y soñaba con ser torero, pudo cumplir su sueño. Dio tres vueltas al ruedo junto a sus ídolos tras las corridas que se celebraron ese día. Lo hizo a hombros de Ginés Marín, diestro que triunfó esa noche en el coso de la capital del Túria. Rafaelillo -uno de los impulsores de la cita- portaba un capote a su lado. Los valencianos Vicente Ruiz «el Soro», Enrique Ponce y Román también estuvieron presentes en la cita celebrada en 2016.

Por desgracia, la jornada festiva -se celebró en beneficio de la Fundación de Oncohematología Infantil (FOI)- también tuvo su lado amargo. Rudo, cruel. Ilustrado en los mensajes difamatorios que algunas personas lanzaron sin piedad contra el niño a través de las redes sociales.

Algunos fueron denunciados y el pasado día 15 los tres tuiteros identificados fueron de nuevo absueltos. Aún cabe otro recurso.

Eduardo Hinojosa es el padre de Adrián, que falleció meses después de la corrida. Ahora reside en València. Ha seguido el proceso judicial de primera mano. Atiende a Levante-EMV y no duda a la hora de expresar su opinión sobre lo ocurrido: «Para mí y para mucha gente no se ha hecho justicia como se debe, eso está claro. Los argumentos no llevan a la confusión. Una persona que le desea la muerte a un niño enfermo de cáncer por gustarle los toros se retrata a sí misma», expresó ayer.

«Yo entiendo que a alguien no le gusten los toros, incluso que sea antitaurino. Pero, en el caso de Adrián se rebasaron todos los límites. Lo que hicieron no tiene nombre. Es muy difícil no ver que cometieron un delito de odio y atentaron contra la integridad moral de mi hijo», argumentó el progenitor.

"El tema se viralizó y nos sobrepasó. No pensábamos que iba a ser así", asegura Eduardo Hinojosa

decoration

«Yo pude ver cómo los comentarios sí le afectaban. Intentamos que no los viera, pero fue algo muy difícil de controlar. Además, hablamos de palabras que se decían desde perfiles personales y eso lo hacía todo aún más duro», argumentó Hinojosa.

Y es que reconoce que al principio, cuando comenzaron a idear la iniciativa, no pensaban en la magnitud que el asunto cosechó al final: «El tema se viralizó tanto que nos sobrepasó. No pensábamos que iba a ocurrir así. Fue una cosa muy mediática y el lado negativo afectó a mi hijo. Muchos comentarios se hicieron de fuera, de perfiles falsos, pero los tres denunciados eran muy desagradables», comentó el afectado.

Y es que el padre de Adrián no esconde el objetivo de la iniciativa: «Lo que hicimos fue cumplir el sueño que tenía un niño enfermo, mi hijo. En ningún momento nos quisimos lucrar ni nada parecido. Eso quiero dejarlo claro».

Sobre la postura en el juicio adoptada por los tres tuiteros denunciados, no esconde sus críticas: «Ellos siempre se han declarado antitaurinos y eso aún puede respetarse. Pero no sus mensajes sobrepasaron los límites de la libertad de expresión. Yo a una persona que piensa diferente no le deseo la muerte». «Ellos mismos no niegan sus palabras, las reconocen. Dos de los tres han perdido perdón en sede judicial, pero la tercera persona denunciada no se retracta de lo que dijo entonces. La verdad es que no me creo nada sus argumentos. De ninguno», declaró.

"Hubo un antes y un después"

Lo que sí tiene claro Eduardo Hinojosa es que el mundo del toro ayudó mucho a su hijo: «Era lo que más le gustaba, era como un espejo para él, una afición que le ayudó a luchar día a día. Yo creó que Adrián también contribuyó a unir al sector. Hubo un antes y un después tras lo que ocurrió».

«Uno de los tuiteros denunciados habla del presupuesto para Sanidad. El sueño de mi hijo no tuvo ningún ánimo de lucro desde el minuto uno, todo ese dinero fue para ayudar a otros enfermos de cáncer como él. Lo triste es que las fundaciones de aquí, de València, no quisieron en su momento recoger ningún céntimo y acabamos hablando con entidades de fuera. No es de buen gusto decirlo, pero es la verdad. Es lo que ocurrió», apostilló Eduardo Hinojosa.

"A la concejal de Catarroja sí la consideran culpable, no lo entiendo"

Eduardo Hinojosa también comparó la situación de los tres tuiteros absueltos con la de Datxu Peris, la exconcejal de Catarroja que ha sido condenada por un juzgado a pagar 7.000 euros en concepto de indemnización por vulnerar el derecho al honor del diestro Víctor Barrio. Peris lo llamó «asesino» en redes sociales al poco tiempo de que falleciera tras ser corneado por un toro hace cinco años. «Yo estoy a favor de la sentencia, ojalá en vez de 7.000 euros le obligaran a pagar 14.000, la verdad. No tiene nombre lo que dijo en redes sociales».

«Lo que no entiendo es que en este caso se adopte esta postura y en el caso de los tuiteros que difamaron a mi hijo se les absuelva. No podemos olvidar que desearon la muerte de un niño enfermo, que lo único que hizo fue decir que le gustaban los toros. ¿Seguro que no hay delito de odio?», expuso ayer el padre de Adrián.

Compartir el artículo

stats