El Ayuntamiento de Cullera abrió ayer la tercera fase del Plan Resistir que, con una asignación de 250.000 euros, está destinada a comercios de informática, edición de periódicos, preparación y actividad física o transporte, entre otros negocios, para paliar el impacto que la pandemia ha tenido en ellos.