La Empresa Municipal de Servicios Públicos de Almussafes (EMSPA), que gestiona la limpieza y el mantenimiento de los edificios dependientes del ayuntamiento, ha conseguido unos beneficios netos de 32.152,31 euros en 2020. Estos resultados demuestran la recuperación de la entidad tras las pérdidas de 26.527,99 euros registradas en el ejercicio de 2019, tal y como se desprende de la auditoria independiente de sus cuentas sobre la que dio cuenta ayer el consistorio.

Nacida en 2017 con el objetivo de ahorrar costes, maximizar la eficiencia de los trabajos y crear empleo entre los colectivos con mayores dificultades de inserción laboral, la empresa municipal cerró el año 2020 con unos beneficios brutos de 38.989,35 euros, cantidad que se quedó en 32.152,31 euros una vez aplicados los correspondientes impuestos.

«No era descabellado»

«Estos resultados son la prueba de que crear una entidad de estas características no era, ni mucho menos, una idea descabellada. Hemos demostrado que era posible remunicipalizar servicios manteniendo a lo largo de todo el proceso tres premisas iniciales irrenunciables: el ahorro económico, una mayor efectividad en el desarrollo de las tareas encomendadas y la creación de puestos de trabajo destinados a personas con dificultades para insertarse laboralmente», destacó la presidenta del consejo de administración de la empresa y primera teniente de alcalde, Davinia Calatayud.

Las cuentas se recuperan, de ese modo, tras las pérdidas declaradas en el año 2019, que ascendían a 26.527,99 euros, «como consecuencia principalmente de la elevada tasa de bajas de larga duración de aproximadamente un 20 % del personal», detalló la edil. La plantilla está formada por un total de 35 trabajadores: 1 fontanero, 31 empleadas de limpieza y 3 profesionales en administración.

El consistorio inició el proceso de creación de la empresa en 2015. Se alargó durante un año y culminó con su puesta en funcionamiento a principios de 2017, asumiendo en un principio el servicio de limpieza de los edificios públicos. En 2018, asumió también la gestión del servicio de mantenimiento de los edificios públicos municipales.