La empresa encargada del control de plagas urbanas en Carlet ha iniciado esta semana los tratamientos para cortar el ciclo de reproducción del mosquito, tanto del común como del tigre, para evitar la proliferación que se produjo el año pasado. Los técnicos han tomado muestras en el río Magro para comprobar si hay larvas de mosca negra, aplicar en su caso los tratamientos oportunos la próxima semana y cerrar una campaña que arrancó con la desinfección de todos los imbornales de zonas urbanas.