Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Maestro de Alzira sigue en la sombra

Los intentos por identificar al pintor anónimo del Renacimiento (siglo XVI) bautizado por el estilo de unas tablas que se encontraban en la alcireña iglesia de San Agustín, ya desaparecida, continúan en el terreno de las hipótesis

El Maestro de Alzira sigue en la sombra | SOTHEBY’S

El Maestro de Alzira sigue en la sombra | SOTHEBY’S

Las obras atribuidas al Maestro de Alzira suscitan interés, tienen mercado dentro y fuera de España, pero la identidad de este pintor anónimo del Renacimiento que debe su apelativo al estilo de unas tablas que se encontraban en la desaparecida iglesia de San Agustín (Alzira) continúa siendo una incógnita a pesar de que los investigadores han planteado diferentes hipótesis a lo largo de los años. Una cartela o inscripción en latín en una de las tablas de un retablo que exhibe su estilo y que, rasgada, arranca con una sílaba final «RA» vinculada al nombre de un pintor y el año 1528 son las principales pistas que han seguido los investigadores para tratar de poner nombre a el Maestro de Alzira, explica el doctor y profesor de la Facultad de Bellas Artes de València, Isidre Puig, que no obstante deja claro que «el rompecabezas sigue por montar».

«Hasta que no encontremos un documento o contrato que podamos relacionar con alguna obra conocida, todo serán hipótesis factibles o posibles. Es una lástima que todavía no sepamos el nombre porque es un buen pintor que continúa despertando curiosidad, tiene una factura muy identificable», expone Puig, mientras señala que si se conociera la procedencia de las tablas que se atribuyen al Maestro de Alzira «se podría identificar, pero están en colecciones particulares y eso es difícil».

La profesora del Instituto de Historia del CSIC Isabel Mateo fue posiblemente la primera en lanzar una propuesta en el año 1984 que identificaba al Maestro de Alzira como el pintor Joan Boira. Con posterioridad, Josep Lluís Cebrián planteó la hipótesis de que podría tratarse de Diego Barrera -en ambos casos el final del apellido corresponde a las letras de la inscripción que se conserva- y más recientemente el historiador Antonio Gómez Arribas ha lanzado una propuesta que pone sobre la mesa el nombre de Gaspar Godos, explica Isidre Puig.

Subasta en Madrid

«La identificación sigue sin resolverse y entra todo en el ámbito de las hipótesis», comenta Ximo Company, catedrático de Historia del Arte en la Universitat de Lleida y, en su momento, director del Museo de Bellas Arts de València, que no duda en señalar que en el caso del Maestro de Alzira «tenemos un rompecabezas difícil de resolver». «Al no dejarse atrapar o descubrir, queda en el anonimato, pero es un buen pintor. Es un artista, no de primera línea, pero tiene la novedad de incorporar el repertorio decorativo del Renacimiento y es innovador, da un salto cualitativo hacia delante», explica el valenciano Company, que apunta que se trata de «uno de los mejores discípulos de los Hernandos», Fernando Yáñez y Fernando Llanos, introductores de Renacimiento en España a través de València durante la primera mitad del siglo XVI.

Como ayer adelantó Levante-EMV, la casa de subastas Ansorena ha incluido en el catálogo de la licitación programada para el próximo 16 de junio una tabla atribuida al Maestro de Alzira procedente de una colección privada con un precio de salida de 36.000 euros. La obra se titula «Aparición de Cristo resucitado a la Virgen acompañado de los Santos Padres en el limbo». Hace un par de años se substaron en célebre Sotheby’s de Londres otra dos obras del Maestro de Alzira, una de las cuales se vendió por 50.000 euros.

«Es un artista que tiene una buena factura, que es muy identificable. A diferencia de otros artistas que pueden generar más dudas, éste tiene unas fisonomías y unas texturas muy claras», relata Puig, al tiempo que apunta que muestra «recursos bastante interesantes». «Los perfiles son un poco escultóricos, es un artista bastante pulcro con un colorido potente que tiene varias influencias de artistas lombardos, italianos, hispanos, es muy minucioso», detalla el experto de la Universitat Politècnica, que considera al Maestro de Alzira un «gran pintor» aunque, al tratarse posiblemente de un taller, puede haber obras de diferente calidad.

Compartir el artículo

stats