Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diego Gómez | Alcalde de Alzira.

"Siempre he dicho que 8 años son suficientes; lo que pase en 2022 va a ser clave"

Gómez deja entrever la idea de no repetir como candidato, pero supedita la decisión a la evolución de la pandemia y a las expectativas de Compromís

Diego Gómez, en el salón noble del ayuntamiento, con el retablo de San Silvestre al fondo. | PERALES IBORRA

Diego Gómez, en el salón noble del ayuntamiento, con el retablo de San Silvestre al fondo. | PERALES IBORRA

La espectacular victoria de Compromís en mayo de 2019 auguraba una legislatura cómoda. ¿La pandemia ha truncado todas aquellas expectativas?

En parte sí porque fue algo inesperado, nadie tenía recetas para dar respuestas y ha paralizado mucho esas expectativas. Pero después de un año y pico de pandemia, dos de legislatura, hemos ido aprendiendo, tenemos más conocimiento de lo que supone la pandemia y hemos de procurar gestionar lo que teníamos previsto. En la Administración local y autonómica se ve un inicio de reactivación y, como alcalde, el objetivo es llegar en lo que queda de legislatura a todo lo que habíamos previsto.

El alcalde de Alzira, esta semana, en el antiguo salón de plenos de la casa consistorial. | PERALES IBORRA

Al firmar el pacto de La Vila con el PSOE, plantaron un algarrobo de forma simbólica. ¿Cuál es el estado de salud del árbol?

Yo creo que se ha mantenido, a pesar de la pandemia y de la situación tan complicada que ésta ha provocado. El algarrobo está vivo, continúa creciendo y no ha habido una poda masiva.

¿Se plantea repetir como candidato en 2023?

Yo soy partidario y siempre he defendido que ocho años, dos legislaturas, son suficientes, porque a nivel personal y de imagen ocho años son muchos. Pero bueno, esperemos a ver qué pasa durante 2022 y, sobre todo, qué quiere Compromís de mi, a nivel municipal o en otra situación, si no, tranquilamente acabaré de jubilarme como maestro.

¿Tiene la decisión tomada de no repetir?

No tengo la decisión tomada. Los compañeros de Alzira saben que siempre he dicho que dos legislaturas serían suficientes, todo dependerá de lo que pueda pasar en 2022. Si la evolución es positiva que yo creo que será, puede ser el momento, pero también falta ver qué dice Compromís.

¿Le gustaría seguir en otras esferas de la Administración si deja la alcaldía?

Depende de qué esfera fuera. Si es un proyecto ilusionante, posiblemente. De todas formas, dentro de Compromís soy una persona adherida, independiente, pero si hay un proyecto ilusionante y Compromís quiere contar conmigo, daría continuidad al proyecto.

¿Qué ha cambiado la crisis sanitaria en el trabajo de gestión del ayuntamiento?

En los primeros meses cambió muchísimo, fue una situación de impotencia, pero en estos momentos se está regenerando la gestión, el ayuntamiento empieza a funcionar, se tramitan muchos expedientes, hay movimiento. Va a cambiar mucho la pandemia, y tal vez, en el ámbito de la administración. Cuando decíamos que saldremos de esta crisis mejor, no sé si mejor a nivel de la administración, pero socialmente la salida está siendo muy complicada. No me atrevería a decir que salimos mejor de esta crisis socialmente hablando.

¿Percibe un aumento de la pobreza?

Hay más situaciones de vulnerabilidad y desgraciadamente también se detecta que la solidaridad y el empuje del pueblo en los primeros meses de la pandemia se ha relajado.

¿La pandemia ha obligado a aparcar la reivindicación de infraestucturas pendientes?

No todo lo que pensábamos que se podía aparcar. El año pasado estábamos muy preocupados porque si la situación se alargaba se podía paralizar mucho, pero gracias a los remanentes se han recuperado las inversiones para poder al menos finalizar las obras que teníamos iniciadas. Tal vez que a nivel de administraciones superiores no ha arrancado del todo, pero las ayudas del Plan Resistir han sido una actuación muy potente.

¿Si tuviera recursos, qué inversiones priorizaría?

Creo que es necesario solventar problemas como el barranco de la Casella, el barranco de la Murta, dar respuesta al tapón del acceso por Carrefour, la rotonda del cementerio..., si tuviera dinero invertiría en proyectos de movilidad, dar continuidad a los que empezamos en la legislatura anterior, podríamos pensar en reordenar la calle Mayor San Agustín, la plaza la Malva...

¿Los accesos son mejorables?

Los accesos son mejorables, pero la conflictividad se localiza en un área concreta, que es la rotonda de Les Fulles y el puente amarillo. No es un problema de movilidad interna, que funciona de forma razonable, pero toda la gente que viene al hospital y al polígono desde ese extremo de la Ribera pasa por esa rotonda y tendríamos que buscar mejoras. Hay una situación complicada porque en caso de evacuación del hospital tendríamos muchos problemas, posiblemente haría falta un segundo puente, pero descongestionar la carretera de Albalat con una conexión directa con la AP-7 facilitaría el tema. Todo está en cartera.

En el último Consell de Medio Ambiente se presentó la propuesta de reordenación de la plaza del Reino. ¿Se va a retomar la peatonalización de la ciudad en la segunda mitad de la legislatura?

Cuando en septiembre de 2020 la pandemia nos dio cierto margen, presentamos un plan de movilidad con una serie de actuaciones que no son costosas como habilitar un paso peatonal para cruzar de la estación de autobuses al malecón..., pretendíamos hacer eso, pero las intervenciones en la plaza del Reino, la avenida Sants Patrons o el caso de Hort dels Frares son macroproyectos que tenemos que difundir para que la gente pueda opinar, los conozca, aunque ahora no tenemos recursos económicos y no queremos crear conflictos que nos comporten abandonar otros proyectos que son prioritarios como la finalización del Fontana Mogort, del retén de la policía, el Casal Jove o el canal de las inundaciones. Se trata de abrir el debate y tener estas actuaciones en cartera. También sería prioritario dar una solución a la gasolinera de Luis Suñer.

La semana comenzó con el pleno en el que se reclama al Gobierno que amplíe el barranco de la Casella, han finalizado las obras en el Barranc Fosc y han tenido además una reunión con el presidente de la CHJ. ¿Las inundaciones siguen siendo una asignatura pendiente en Alzira?

Claro, lo primero es salvar a las personas y los bienes de posibles inundaciones porque al final es la economía del pueblo y, sobre todo, en una ciudad como la nuestra que siempre que llueve tiene la angustia y el recuerdo de 1982, que marcó el ADN de Alzira. Es importante que la promesa que hicimos en 2015 intentemos cumplirla al máximo y donde podemos intervenir, intervenimos. ¿El canal es cosa nuestra? Lo hacemos. Lo que se pueda hacer en los barrancos de la Casella, Barxeta, la Murta o en el Xúquer no nos corresponde a nosotros, pero debemos presionar para que después de 40 años se hagan algunas actuaciones.

¿Considera que se ha podido hacer más para evitarlas?

Desde hace 50 años se podía haber hecho más. Por ejemplo, se podía haber previsto que Avidesa no estuviera allí para no frenar la salida de los barrancos, o que el Hort de Galvañón, o el Racó, pero eso no quiere decir que tengan la culpa…., el alcalde, el concejal piensa en cada momento lo mejor para su pueblo y lo mejor es tener una industria, una urbanización, las mejores viviendas, pero a la larga se da esta situación y al que le toca, en este caso a nosotros, tiene que intentar resolverlo haciendo lo que cree que es lo mejor para el pueblo. Nadie me puede acusar de que estamos haciendo una locura porque he vivido siempre en Les Basses y estoy cansado de limpiar el garaje.

¿Qué solución contempla para ampliar el barranco de la Casella?

Habría que desdoblarlo desde el punto en que recibe las aguas del Barranc de l’Estret hasta el Barxeta, pero en medio está el Pont de Xàtiva y no podemos derribar el Molí de Montagud. Es complicado, pero para eso están los ingenieros y confío en que encuentren soluciones.

Esta semana ha vivido en primera persona las tensiones en las Fallas y llegó a aconsejar que no se celebren si sólo plantan 9 comisiones. ¿Serán unas fallas deslucidas?

Hemos apostado porque hubiera fallas para que la ciudad recupere el pulso, haya actividad en la calle y hemos llegado a un consenso en el que nueve fallas van a plantar. Yo creo que va a haber un buen ambiente en la calle.

¿Cómo serán las fiestas de Sant Bernat?

No se podrá recuperar totalmente la normalidad, pero queremos organizar tres grandes conciertos, actividades distribuidas por la plaza Mayor, Venecia, el recinto ferial.... La celebración en junio del Spanish Brass o el Jazz al Carrer serán la prueba para las fiestas de Sant Bernat, que creó que van a lucir.

¿Qué espera de la segunda mitad de la legislatura?

Espero que toda la incertidumbre que hemos tenido por el pandemia se pueda recuperar si no hay un repunte de contagios, y la vacunación sigue bien. La clave de esta segunda mitad va a estar en el año 2022.

Compartir el artículo

stats