Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tortuga invasora coloniza el Xúquer

Algemesí, Riola y Fortaleny son otros puntos con una gran presencia de estas especies exóticas

La tortuga invasora coloniza el Xúquer

Bomberos del parque de Alzira rescataron el pasado 22 de mayo a una tortuga adulta que se había quedado atrapada en la red de alcantarillado del municipio. Para ello, retiraron una estructura metálica, ya que el ejemplar nadaba sin rumbo en un colector. Buscaba una salida que tenía muy complicada. Tras el dispositivo -en el que también participaron agentes de la policía local-, se confirmó que el reptil estaba en buen estado de salud y que no pertenecía a una especie autóctona.

Entre las hipótesis de las causas de su presencia en el subsuelo destaca la posibilidad de una huida de una residencia privada o la de haber sido abandonada por un dueño desaprensivo. Aunque en este último caso la mayoría de situaciones se dan en el medio natural. Y es que la presencia de tortugas de especies invasoras ha crecido durante los últimos tiempos en espacios al aire libre de la comarca de la Ribera.

Han llegado por la mano del hombre. Cuando son adquiridas como mascotas son de pequeño tamaño. Pero, como todo ser vivo, con los años crecen. Si son abandonadas en el medio natural, no tardan en colonizarlo.

Solo hace falta acercarse a los azudes de Riola, Sueca o Fortaleny para ver ejemplares en las zonas sin corrientes, con el agua calmada. Eso sí, ante cualquier ruido no dudan en sumergirse. Suelen ser pequeñas, las grandes no salen tanto a la superficie.

Sales Tomás es la directora de la Fundación Limne, centrada en la conservación de los ríos. Ayer atendió a Levante-EMV y explicó que el cauce del río en Algemesí también es una de las zonas donde se han registrado más capturas durante los últimos años: «En Alzira vimos hace dos meses una puesta de huevos junto al río. Hay colonias de especies invasoras muy numerosas».

En la entidad cifran en centenares de ejemplares las poblaciones de tortugas en la comarca. «Lo que más buscan son zonas calmadas donde coger calor, son reptiles y necesitan solearse para que tener unas correctas funciones vitales», explicó.

Nueva campaña de capturas

La campaña de capturas de 2020 no fue buena por el confinamiento. Pero, un año antes en el azud de Sueca se llegaron a recuperar 51 ejemplares de la invasora «Trachemys scripta» en poco más de dos meses: «Este dato ilustra por sí solo lo que está pasando», argumentó Tomás.

Tras un 2020 malo, los especialistas de la Fundación Limne retomarán la temporada de capturas el próximo mes de junio. Los trabajos duran cuatro meses, ya que se desarrollan en los tramos de mayor calor: «Esperamos que haya más actividad y se puedan reducir los tamaños de las poblaciones de especies invasoras», apostilló Tomás.

Compartir el artículo

stats