Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ópera también es cosa de niños

Los alumnos de primero del colegio Lluís Vives crean su propia compañía y presentan un espectáculo para reclamar la conciliación familiar

Los alumnos de primero de Primaria del CEIP Lluís Vives de Alzira y sus profesoras en València. | LEVANTE-EMV

La ópera, esa forma tan particular de hacer teatro donde la música juega un papel clave en la escenificación, ha tenido grandes intérpretes que la han lanzado al estrellato, grandes exponentes durante todos sus años de historia capaces de llegar a límites armónicos insospechados. Luciano Pavarotti, Maria Callas, Andrea Bocelli... y ahora, también, los alumnos de primero de Primaria del CEIP Lluis Vives de Alzira.

«La compañía del circo de los amigos locos» es como se llama este curioso y joven grupo musical de ópera creado por los alumnos del colegio alcireño. Estos pequeños aficionados a la música clásica, junto a la inestimable ayuda de sus docentes, llevan preparando desde hace algo más de un año un proyecto muy interesante a la par que educativo llamado «L’Òpera com a Vehicle d’Aprenentatge» (l’ÒVA).

Las dos clases de primero decidieron convertirse en una compañía de ópera, dedicando todo el curso pasado y el presente, con pandemia incluida, a crear y producir su propia pieza musical de ópera para ser representada.

El gran y tan esperado estreno de «L’ÒVA» tendrá lugar el próximo jueves, 10 de junio, en la Casa de la Cultura de la capital de la Ribera Alta.

Los pequeños artistas, junto con sus profesores y profesoras, han acordado peparar dos representaciones para que, pese a las restricciones de aforo de las instalaciones, puedan acudir todos los familiares de las futuras sopranos y de los futuros tenores del panorama musical valenciano.

«L’ÒVA», los niños cantan

A todas las demás personas que deseen disfrutar de este maravilloso espectáculo, la actuación estará disponible en diferido en la web del CEIP Lluís Vives para que nadie se quede sin disfrutar de un proyecto tan particular como es «L’Òpera com a Vehicle d’Aprenentatge».

Con este proyecto musical, los niños utilizarán sus voces para tratar un problema que algunos viven en sus casas: todos sus familiares siempre están ocupados y nunca pueden jugar con ellos.

Según los docentes que han participado en el proyecto, con «L’ÒVA», «los pequeños artistas han aprendido a trabajar sus sentimientos, fomentar su autoestima, su sentido crítico y la unión del grupo».

«También hemos descubierto la empatia, la creatividad con la creación de vestuario, música, escritura... Y hemos trabajado la cooperación, la libertad para crear, la imaginación, la inclusión, la responsabilidad y la capacidad de esfuerzo personal», aseguraban las tutoras de los pequeños que apuran las horas antes de la presentación oficial esta misma semana.

«Lo importante no es el producto final, sino el proceso y todo lo que hemos trabajado», aseguran, «los niños han sido los creadores de la compañía, del logotipo, los personajes, la historia, las escenas, la música...», concluyen las docentes.

Compartir el artículo

stats