Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cullera tampoco plantará fallas en septiembre

Sólo una de las 15 comisiones se muesta a favor de celebrar las fiestas

Reunión de presidentes celebrada el jueves por la noche.

Reunión de presidentes celebrada el jueves por la noche.

Si esta misma semana las fallas de Carlet se sumaban a las decisiones tomadas ya por las fallas de Algemesí y Carcaixent, ayer fueron las fallas de Cullera las que acordaron no celebrar las fiestas josefinas fuera de su calendario habitual.

Después de una consulta, acordada por todas las fallas y realizada en cada una de las comisiones falleras de la localidad de Cullera, en la actualidad 15 a expensas de la incorporación de la nueva falla el próximo ejercicio, se ha decidido por mayoría de las comisiones no celebrar las fallas durante 2021, ni en septiembre, fecha elegida en València ciudad, ni en octubre como ha sido el caso elegido por Sueca. El acuerdo se adoptó por 14 a favor de suspender las fiesta y uno en contra, el la falla Raval de Sant Agustí, que celebra en 2022 el 50 aniversario, una conmemoración que pospondrá con toda probabilidad al 2023.

Esta decisión, a pesar de que era "vox populi", necesitaba la ratificación por parte de la asamblea de presidentes que se celebró con carácter extraordinario el jueves en la fonda de Cullera.

Las fallas de Cullera han tomado esta decisión pensando más en la imposibilidad económica qué representa el poder elaborar un monumento en condiciones en un periodo tan corto de tiempo. Además a estas circunstancias se han sumado otras como el hecho de que se tengan que celebrar, bien en septiembre o bien en octubre, unas fallas todavía pendientes de los dictámenes sanitarios debido a la pandemia.

Decisión en mano de los falleros

Para el presidente de la Junta local fallera de Cullera, José Luis Renard, ""desde un principio la JLF había decidido dejar en manos de los falleros la posibilidad de que se celebraran o no las fiestas, ya que son estos quiénes en realidad han de disfrutar de una fiesta que es popular y participativa, y que queda muy en el aire la forma de celebrar se en todas y cada una de sus vertientes tanto tradicionales como culturales y deportivas y queda muy imprecisa la forma de celebrarla debido a la pandemia".

El propio ayuntamiento, representado por el concejal de Fallas, Javier Cerveró, ha sido desde el primer momento muy claro. "Desde un principio concretamos que la decisión debía de tomarla el mundo fallero sin injerencias externas al mundo de las fallas. Desde el propio ayuntamiento de Cullera, estamos intentando ayudar a todos los sectores afectados por el hecho de no poderse plantar los monumentos falleros y de no celebrarse las fiestas josefinas y por eso que decidimos que la decisión final la debía de tomar los propios falleros".

Compartir el artículo

stats