Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pólvora mojada hasta marzo en la Ribera

Una decena de pueblos suspende las Fallas, mientras Alzira y Sueca celebrarán las fiestas con solo una parte de las comisiones

La asamblea de presidentes de las comisiones falleras de Cullera celebrada en La Fonda. | JOAN GIMENO

La asamblea de presidentes de las comisiones falleras de Cullera celebrada en La Fonda. | JOAN GIMENO

La pólvora sigue sin prender este año. Tan solo cuatro de los principales municipios de la Ribera han decidido celebrar las fiestas josefiinas y plantar sus tan esperados monumentos tras autorizar las autoridades sanitarias a celebrar los festejos entre septiembre y diciembre.

Una decena de municipios han descartado celebrar las fiestas falleras a principios de la época otoñal. Durante estas semanas, las respectivas reuniones de la Junta Local Fallera y el consistorio de cada localidad daban respuesta a la gran incógnita que se cernía sobre los festejos.

A los municipios que ya habían decidido no plantar sus monumentos como Algemesí, Carcaixent o Carlet, se han acabado sumando Cullera, Castelló, Benifaió, Alberic, Riola o Montserrat. Según ha podido saber Levante-EMV, pueblos como Castelló prepararán una pequeña celebración, y Benifaió, pese a no quemar sus monumentos, organizará el típico «Mig any Faller» en septiembre si la situación sanitaria lo permite.

La principal razón de peso de esta suspensión de las fallas por parte de la mayoría de localidades de la Ribera es el coste económico que podría suponer la celebración de las fiestas en dos ocasiones en un intérvalo tan corto como son seis meses. A parte, la coincidencia de festividades otoñales los días propuestos, como es el caso de la Festa de la Mare de Déu de la Salud y la Semana Taurina de Algemesí, dificultarían el traslado de la celebración a fechas tan tardías. Por lo tanto, estos municipios deberán esperar hasta 2022 para celebrar por fin su tan esperada fiesta grande, las Fallas.

Sí habrá fiesta y fuego en algunas de las principales localidades de la comarca. Entre los municipios que han dado el visto bueno al traslado de la festividad al mes de septiembre se encuentra la capital de la Ribera Alta, Alzira, su homónima en la Ribera Baixa, Sueca, y pueblos como Turís o Almussafes.

Alzira celebrará sus particulares Fallas del 2 al 5 de septiembre, pero serán solo 9 de 35 las comisiones que plantarán sus monumentos tras las decisiones de las diferentes comisiones, entre ellas, las tres que compiten en la Sección Especial: El Mercat, Plaça Major y Camí Nou.

En Sueca, por su parte, arderán seis fallas de las 16 comisiones de la localidad durante el puente de octubre (Avenida de España, Sucro, Cervantes, Mercat, Tro i Flama y Poble Vell). Cinco comisiones serán las que planten sus monumentos del 16 al 19 de septiembre en Turís, mientras que, finalmente, Almussafes quemará sólo las tres fallas grandesde sus comisiones entre el 8 y el 12 de octubre.

Subvención de 1.500 € en Turís

Por otra parte, las comisiones falleras de Turís recibirán una subvención extraordinaria de 1.500 euros del consistorio. Una ayuda que deberán destinar íntegramente al monumento que se plantará en septiembre, según anunció ayer el propio ayuntamiento.

Sólo una de las 15 comisiones de Cullera vota a favor de quemar en septiembre

La asamblea de presidentes de las Fallas de Cullera celebrada al jueves acordó por catorce votos a uno suspender las fiestas de 2021, por lo que no se quemarán los monumentos ni en septiembre ni en otoño. Solo la falla Raval de Sant Agustí, que conmemora su 50 aniversario en 2022, votó a favor de celebrar las fiestas de 2021 en el calendario autorizado por Sanitat y todo apunta que pospondrá la celebración de su efemérides.

La decisión de suspender las Fallas este año se ratificó el pasado jueves en la asamblea de presidentes celebrada en La Fonda. Las comisiones falleras achacan esta cancelación a la imposibilidad económica a la que se enfrentarían teníendo que preparar dos festividades, con monumentos incluidos, en un escaso período de seis meses. El presidente de la Junta Local Fallera de Cullera, José Luis Renard, sostiene que «desde un principio, esta decisión debían tomarla todos los falleros, son quienes hacen realidad estas Fallas».

Compartir el artículo

stats