Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Algemesí derribará casas y el velódromo en un plan de regeneración de El Raval

El ayuntamiento da luz verde a un proyecto urbanístico a largo plazo que genera suelo para la ampliación del colegio Salvador Andrés, que se considera imprescindible, y para habilitar nuevas áreas de recreo que ayuden a recuperar el barrio

El velódromo que el ayuntamiento prevé derribar rodeado de viviendas, con el colegio Salvador Andrés al fondo. | PERALES IBORRA

El velódromo que el ayuntamiento prevé derribar rodeado de viviendas, con el colegio Salvador Andrés al fondo. | PERALES IBORRA

El vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, ha firmado la orden de demolición del antiguo grupo de viviendas públicas de la Generalitat El Raval de Algemesí, que se encuentran en estado de ruina.

Bloque de viviendas públicas que el Consell derribará. | LEVANTE-EMV

«Se trata de un grupo formado por un centenar de viviendas que están en muy mal estado y que no ofrecen condiciones para ser habitadas. Durante años se han producido sucesivos conflictos en los bloques, por lo que la Generalitat y el ayuntamiento han acordado su demolición dando así respuesta a las demandas vecinales», relataron ayer fuentes del Consell.

Las dos administraciones han analizado las opciones para propiciar una mejora en esta zona de Algemesí con el fin de resolver la actual problemática social y de seguridad que ofrece el actual estado del inmueble, en un avanzado deterioro.

Según el informe, el valor de las reparaciones necesarias que devolverían estabilidad, seguridad, estanqueidad y consolidación estructural al edificio supera el límite del deber normal de conservación, por lo que concluye que el edificio se encuentra en situación legal de ruina. «La Generalitat y el ayuntamiento estudian ahora conjuntamente el futuro de este espacio para iniciar una hoja de ruta que permita ofrecer alternativas habitacionales en el municipio», concluyeron las mismas fuentes.

El Ayuntamiento de Algemesí prepara un importante lavado de cara en el barrio del Raval. Ya ha dado luz verde a un nuevo proyecto de reestructuración urbanística que contempla, a medio y largo plazo, la ampliación del colegio público Salvador Andrés y la creación de nuevas zonas de uso común. Para ello, deberá derribar el velódromo y algunas viviendas, cuyas familias se realojarían.

En estos momentos, el consistorio ha iniciado la vía administrativa con la aprobación del informe ambiental y territorial para proceder a la reordenación urbanística del sector PRI Polideportivo Raval. El ambicioso proyecto prevé, en primer lugar, la ampliación de la escuela, que se ha quedado pequeña. Este proceso sería más sencillo de no ser por su propia idiosincrasia. El centro necesita crecer pero no tiene más espacio, ya que ocupa una manzana entera. En tres de sus cuatro costados se ubican viviendas, mientras que el cuarto linda con el velódromo.

El consistorio ve, en dicha infraestructura, la única opción para ampliar el colegio, lo que implicaría su demolición. «Es una instalación enorme que prácticamente nadie utiliza pero genera un gasto enorme al ayuntamiento», argumentó ayer la alcaldesa, Marta Trenzano. Su derribo permitirá que el centro educativo pueda crecer en su zona suroeste. Esta fase del nuevo proyecto urbanístico sería la más sencilla de ejecutar, con todo tardaría años en ver la luz. «Lo ideal sería antes de que acabe la legislatura, aunque puede que ese sea un plazo demasiado optimista», manifestó la primera autoridad municipal.

Más de una década

A continuación se desarrollaría una segunda fase de mayor calado en el barrio, ya que plantearía el derribo de algunas viviendas unifamiliares para la creación de nuevas zonas de uso colectivo. «Quizás una plaza, un parque o unas pistas deportivas, eso es algo que se tendría que ver más adelante porque esta fase difícilmente se completará en diez o quince años porque requiere de una gran inversión», admitió Trenzano.

La alcaldesa de Algemesí lanzó, además, un mensaje de calma a los vecinos del lugar: «Sabemos que algunos están preocupados al conocer de nuestra intención, pero van a pasar muchos años hasta que se materialice. Pueden estar tranquilos porque les explicaremos todo al detalle y, por su puesto, nadie se quedará sin casa».

Asimismo, Trenzano insistió en que el proyecto supondrá una renovación para el barrio del Raval. «Creemos que necesita una reestructuración total, no solo social sino también urbanística. Ha llegado el momento de reubicar espacios y viviendas para que sea un lugar mejor para todos», concluyó la alcaldesa de Algemesí.

Compartir el artículo

stats