Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rebelión de los músicos de Santa Cecilia de Cullera precipita la dimisión de la junta

El sector crítico pedía que se convocara un voto de confianza

Enrique Sapiña, a la derecha del alcalde de Cullera, al tomar posesión en abril. | LEVANTE-EMV

Enrique Sapiña, a la derecha del alcalde de Cullera, al tomar posesión en abril. | LEVANTE-EMV

La rebelión de los músicos al conocer la decisión de la junta directiva de la Sociedad Musical Instructiva Santa Cecilia de Cullera de no renovar el contrato al director artístico de la entidad, Carlos Garcés Fuentesalaz, precipitó el domingo la dimisión irrevocable del presidente de la sociedad, Enrique Sapiña Escola, que accedió al cargo hace escasamente mes y medio en sustitución de Pere Manuel y, con él, de toda la directiva al completo.

El motivo que alega Sapiña en el comunicado oficial en el que informa de su renuncia es «la falta de apoyo a las decisiones tomadas por la junta directiva» lo que alude, como ha podido saber Levante-EMV, a la reacción generada por la decisión de no renovar al director ya que, incluso, algunos socios habían solicitado que la directiva se sometiera a un voto de confianza ante la asamblea.

Enrique Sapiña afirma que se ha visto obligado a «respetar y anteponer así como garantizar la mejor estabilidad social y musical para la sociedad». Sapiña agradece en su escrito «con respeto y apoyo todo el trabajo realizado por los miembros de la junta directiva, así como el esfuerzo y apoyo recibido por parte de músicos, socios, profesorado y público en general».

Ahora se abre el tránsito para, en base a los estatutos, designar una junta gestora y en ese sentido el hasta ahora presidente se ha puesto a la disposición de la entidad para agilizar el proceso.

Comunicación por Whatsapp

La situación que ha desembocado en la dimisión del presidente y su junta directiva tiene su origen en la decisión de no renovar el contrato al director artístico titular de la entidad. Al enterarse de esta situación, los músicos recriminaron a la junta directiva que no se les hubiese consultado en ningún momento una decisión de esta envergadura. Consideraban que «al igual que fuimos consultados a la hora de contratar hace aproximadamente 7 años al actual director, también deberíamos de haber sido informados de una decisión de tal calibre».

Los músicos interpretan que «más que una no renovación de contrato se había producido por parte de la junta directiva la destitución del director» una decisión de la que, además, habían tenido conocimiento por medio del grupo de WhatsApp de la banda sinfónica.

Los motivos que la directiva esgrimía para tomar esta decisión parte de la consideración de que «se necesita un cambio de ciclo que renueve las ilusiones y dinámicas con las agrupaciones de la sociedad». En el comunicado en el que se informaba los músicos se agradecía los más de 7 años al frente de la dirección artística de Carlos Garcés, afirmando que «a partir de este momento ya forma parte de la historia de la sociedad». En dicho comunicado también se afirmaba que esta decisión se había tomado hace unos meses pero que no se materializó por la dimisión en abril del anterior presidente, Pere Manuel Aragó.

Ante la situación generada y después de una junta directiva, un grupo de músicos solicitaba por escrito la celebración de una asamblea general extraordinaria en la que se diese voz a los socios para otorgar un voto de confianza, o no, al equipo presidido por Enrique Sapiña Escola. Esta situación es la que ha generado que la dimitida junta directiva considere que no ha sido respaldada en las decisiones adoptadas.

Apoyo en las redes a Garcés

Durante el tiempo transcurrido desde que se informó la no renovación del contrato del director, las redes sociales se han llenado de comentarios de apoyo y agradecimiento a Carlos Garcés por su profesionalidad y, sobre todo, lamentando la situación que se ha originado en esta última semana.

Compartir el artículo

stats