Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las rapaces se "urbanizan" en Alzira

La escasez de alimento provoca que busquen sustento en solares o campos abandonados

Polluelo hallado en el instituto Rei En Jaume. | ELENA VIDAL

Polluelo hallado en el instituto Rei En Jaume. | ELENA VIDAL

Quizás sea porque su población ha aumentado. O porque la ciudad reúne cada vez mejores condiciones de vida. Pero lo cierto es que las aves rapaces se dejan ver más en Alzira. Al menos, así lo constatan los rescates de dos pequeños halcones en poco más de una semana en zonas urbanas. Uno en una de las avenidas más transitadas y otro en un instituto.

Cernícalo rescatado. | LEVANT-EMV

El más reciente se produjo este lunes, cuando el departamento de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Alzira recibió un aviso tras el hallazgo de un polluelo de halcón en el instituto Rei En Jaume. El ave pasó a manos del hospital veterinario de la ciudad, que se encargó de su cuidado en primera instancia. Según han detallado fuentes del centro sanitario a Levante-EMV, se trata de un ejemplar muy joven, que se encontraba en fase de cambiar el plumaje de cría por el de adulto. «Lo más probable es que en el instituto haya algún nido, ya que todo hace indicar que el polluelo se habría caído del nido, seguramente mientras competía con sus hermanos por la comida. No lo encontramos, así que decidimos recoger el animal para protegerlo porque allí se encuentra una colonia felina», comentan.

La llegada del verano marca el inicio de la época de cría, lo que hace que ganen mayor notoriedad en el cielo. Mientras el hospital apunta a la posibilidad de que la población de este tipo de aves haya aumentado, el ambientalista Toni Rubio, de la Granja dels Bitxos, argumenta no tener los suficientes datos para confirmar esta hipótesis. No obstante, sí veía razonable que sean cada vez más visibles en entornos urbanos.

«Podría ser que haya aumentado, pero también puede ser una percepción. Lo que es cierto es que las aves rapaces son animales urbanos y oportunistas, que se han visto beneficiados por la proliferación de solares en los que crece la hierba y por el abandono de cultivos. Si los alimentos escasean en un lugar, van a otro donde dispongan de más posibilidades de supervivencia», argumenta Rubio.

Zonas de hierba

Tal y como señala el propio ambientalista, las rapaces suelen habitar zonas de prados y eriales, donde abundan insectos o pequeños mamíferos. «Cuando vuelan, que las podemos ver en el cielo como si estuviesen completamente paradas, son capaces de detectar lugares con hierba alta y caen en picado a por su presa. Se trata, además, de especies que ejercen un control biológico ya que actúan como depredadores de algunas plagas», concluye.

Nidos en balcones de edificios como precedente en la ciudad

Las aves rapaces prefieren habitar los prados. Es probable verlas anidar en zonas donde abundan los huertos, en masías o casas abandonadas. Si está inhabitado y la tierra, descuidada, la proliferación de maleza supone un foco de insectos y mamíferos pequeños que aseguran el sustento alimenticio. No obstante, durante los últimos años han demostrado que tienen una extraordinaria capacidad para adaptarse al medio urbano. Si éste goza de parcelas agrícolas en desuso cerca, todavía mejor. En la ciudad se decantan, no obstante, por edificios de cierta altura, que garantizan mayor visibilidad. En el caso de Alzira, fueron varios los vecinos que localizaron nidos en fachadas y balcones de inmuebles imponentes. Se dejan ver con más frecuencia en esta época del año porque es en la que se produce la cría y, por tanto, se activan para cazar más que en otros momentos. Si bien es cierto que se prodigan en zonas rurales o solares abandonados de la periferia, Tulell sería un buen ejemplo de ello, también encuentran en las palomas una posible fuente de alimento. Si la comida escasea, no obstante, han llegado a extraer jilgueros, canarios o periquitos de jaulas domésticas en balcones para comérselos.

Compartir el artículo

stats