Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mercado inmobiliario arranca el año con el mejor registro desde 2007

Las 1.356 transacciones que Fomento computa entre enero y marzo se sitúan en niveles previos al pinchazo de la burbuja, aunque la vivienda usada aún representa el 90 % de las operaciones

Casa en venta en Carcaixent
en una imagen 
de ayer.  perales iborra

Casa en venta en Carcaixent en una imagen de ayer. perales iborra

El mercado inmobiliario de la Ribera cerró el primer trimestre del año con registros para la esperanza. Las 1.356 transacciones que contabiliza el Ministerio de Fomento entre enero y marzo representan el volumen más alto en este período desde la crisis provocada por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ya que hay que remontarse hasta el año 2007 para encontrar una cifra superior, 1.852 operaciones, aunque era otra época radicalmente distinta para el sector. Valga como ejemplo que casi el 90 % de todas las compra-ventas formalizadas en el primer trimestre de 2021 corresponde a viviendas de segunda mando cuando antes la obra nueva también tiraba del mercado. Todo se vendía casi sin tener en cuenta el precio, aunque el parón que provocó la crisis paralizó casi por completo las nuevas promociones durante años y la recuperación es costosa.

El mercado inmobiliario arranca el año con el mejor registro desde 2007

Estas 1.356 operaciones representan un descenso del 3,5 % respecto de las formalizadas en el trimestre anterior, aunque si se compara con el mismo periodo del año 2020 se constata un aumento del 65 %. Cierto es que la declaración de la pandemia del coronarivus provocó que el Gobierno ordenara en marzo de 2020 el confinamiento de la población, unas circunstancias extraordinarias que afectaron a gran parte de los sectores económicos, pero también que el volumen de operaciones entre enero y marzo se sitúa prácticamente al mismo nivel del trimestre anterior cuando, de forma cíclica, el último tramo del año suele ser el más activo en el mercado inmobiliario mientras que el inicio de cada ejercicio aparece entre los trimestres más flojos. Las 1.406 compraventas formalizadas entre octubre y diciembre representaron también el mejor registro desde el año 2007 y ayudaron a maquillar las cifras de un año marcado por la pandemia que, en conjunto, apuntaba a un estancamiento en la lenta recuperación al superar muy ligeramente las operaciones formalizadas en 2019.

Pese a la mejora que apuntan las cifras, la tendencia apenas cambia ya que es la vivienda de segunda mando la que tira del sector al protagonizar un 89,82 % de las operaciones, mientras que el restante 10 % corresponde a pisos y casas de obra nueva. La proporción se ha reducido entre cinco y seis puntos sobre los balances de trimestres anteriores en que la vivienda usada representaba más del 95 % de las operaciones.

Una análisis por municipios sitúa de nuevo a Cullera como la localidad de la Ribera donde mayor volumen de compraventas se formalizaron entre enero y marzo con un total de 209, lo que representa la cifra más alta desde los años del «boom» inmobiliario. En concreto, hay que remontarse al segundo trimestre de 2006, un año en que se tocó techo, para encontrar un volumen de transacciones más alto con 304. Alzira computa un total de 180 operaciones mientras que Carlet se eleva de forma sorprendente al tercer puesto de este ránquing con un total de 174 transacciones -superando a ciudades de mayor tamaño como Sueca, Algemesí o Carcaixent- de las que, además, la mayoría (99) corresponden a viviendas de nueva construcción, según los datos provisionales del trimestre que ha publicado el Ministerio de Fomento.

Por otra parte, la vivienda de renta libre también representa la inmensa mayoría de las operaciones mientras que la protegida apenas computa 38 transacciones de las doce se localizan en Carlet y siete en Sueca, de forma que 38 de los 45 pueblos de la Ribera no registran ninguna operación con vivienda protegida.

Compartir el artículo

stats