Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La detección de residuos fecales obliga a cerrar al baño la Playa del Faro

El ayuntamiento investiga el origen de la contaminación

Imagen de archivo de la playa del Faro en la que se ha detectado la bacteria. | P. BOHIGUES

El Ayuntamiento de Cullera ha cerrado al baño la playa del Faro, una pequeña cala situada en el cabo de la bahía, muy frecuentada por residentes y visitantes al constatarse la presencia de una bacteria de origen fecal que ha contaminado el agua del mar en esa zona. El resto de playas de la ciudad turística de la Ribera Baixa operan con normalidad.

Las habituales análisis de calidad del agua que efectúa la Generalitat en el litoral valenciano son los que detectaron la presencia en la Playa del Faro del enterococo, que es una bacteria de origen fecal que pertenece al grupo de las bacterias coliformes. Es un indicador de la contaminación fecal en el agua y suele ser responsable de la gastroenteritis. Su presencia indica una contaminación reciente.

El vertido está localizado «en un punto muy concreto y en el resto de la playa la calidad del agua es excelente», según concretaron ayer fuentes municipales. Las autoridades de Cullera fueron alertadas por responsables de la Conselleria de Emergencia climática y Transición Ecológica de la presencia de la bacteria tras unas analíticas realizadas recientemente que confirmaron un «alto nivel de enterococos de origen residual». Por ese motivo se procedió a cerrar temporalmente la playa al baño. Tan pronto como se restablezcan los niveles óptimos se procederá a la reapertura.

La empresa Aigües de Cullera, concesionara del ciclo integral del agua, y por tanto del control de los colectores, ya se encuentra trabajando para averiguar el origen del vertido. Una vez se conozca el resultado, si se trata de algún tipo de negligencias «se actuará con contundencia por parte del consistorio», asegura el gobierno local.

Compartir el artículo

stats