Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sumacàrcer reivindica la distinción de la Unesco para la «Maerà» del Xúquer

La tradición aspira a ser Patrimonio de la Humanidad

Imagen de una «Maerà» inspirada en la tradición. | VICENT M. PASTOR

Imagen de una «Maerà» inspirada en la tradición. | VICENT M. PASTOR

El Ayuntamiento de Sumacàrcer formalizará mañana su apoyo a la solicitud de convertir la «Maerà» en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO durante la presentación de la recreación del tradicional transporte de troncos entre Sumacàrcer y Antella. Al acto acudirán representantes del ayuntamiento y de la asociación que impulsa la reclamación.

La «Maerà» se recuperó en verano del 2012 para evocar una herencia de siglos, cuando expertos conductores bajaban toneladas de madera por cauce del Júcar hasta Alberic o Alzira para que se aprovecharan los troncos en las industrias madereras de estas poblaciones. El descenso fluvial de los troncos volverá a ser protagonista este año el próximo 31 de julio. La salida de la expedición se producirá en la Esgoletja de Sumacàrcer y el 1 de agosto será el momento elegido para la llegada de los tradicionales «ganxers» a l’Assut de Antella. Una vez realizada la selección de los troncos, los conducirán gracias a la ayuda de largas varas de madera con un gancho.

La «Maerà» cuenta con el impulso de la Asociación Cultural de Maeros del Júcar (ACMX), una entidad que busca desde hace tiempo que esta actividad milenaria sea declarada como Bien Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO, una petición que formalizó en 2012 la International Timber Raftsmen o Asociación Internacional de Raiers y Ganxers, una organización cultural integrada por un total de 41 asociaciones europeas, creada en Barcelona en 1989 y a la cual se unió en 2015 el colectivo ribereño.

«El Ayuntamiento de Sumacàrcer se suma, como no podía ser de otra forma, a la reivindicación porque entendemos que la unión hace la fuerza. Con la celebración de actos como este, se reivindica una tradición histórica y nuestra cultura y, por lo tanto, desde los consistorios estamos obligados a darle todo nuestro apoyo. La «Maerà» es una actividad histórica que nos define como pueblo y es una señal de identidad de nuestra tierra», ha añadido el alcalde de Sumacàrcer, localidad en la que se recreará la tradición el 31 de julio.

Compartir el artículo

stats