Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira compra al fin la céntrica gasolinera para descontaminar el subsuelo

Se convertirá en zona verde

La gasolinera de la avenida Luis Suñer que va a ser adquirida por el ayuntamiento. | V. M. PASTOR

La gasolinera de la avenida Luis Suñer que va a ser adquirida por el ayuntamiento. | V. M. PASTOR

El Ayuntamiento de Alzira y los cinco herederos del negocio suscribieron finalmente ayer el compromiso de compra-venta de la antigua la gasolinera ubicada en la avenida Luis Suñer, que fue clausurada al confirmase la contaminación del subsuelo -a consecuencia de unas fugas detectadas en los depósitos- tras generarse numerosas quejas vecinales por el fuerte olor a combustible que desprendía la zona. El acuerdo permitirá poner fin a un conflicto de más de dos décadas. Las instalaciones se derribarán, se saneará el solar y creará una nueva zona verde.

En el documento contractual, los actuales propietarios se comprometen a, una vez adquirida la propiedad que por herencia les corresponde, alienar en favor del ayuntamiento el pleno dominio, libre de cargas y gravámenes y al corriente del pago de impuestos.

La parcela ocupa una superficie de 473 m². En su interior existe una edificación destinada a oficinas y almacén, un área destinada a la propia estación de servicio, con sus correspondientes depósitos subterráneos para el almacenamiento de combustible.

El precio de compraventa, atendiendo a la tasación técnica emitida por los servicios técnicos municipales, se ha fijado en 168.000 euros, una cifra a laque ya se ha descontado el coste de las labores de descontaminación que estaba obligado por ley a el titular de la gasolinera, para limpiar el subsuelo y emprender la demolición de las instalaciones.

La adquisición tiene que llevarse a cabo en el plazo de dos meses a contar desde de la firma de la indicada en el compromiso de venta, que se concretó el pasado 21 de julio. Una vez formalizada la compra el ayuntamiento procederá a la descontaminación.

El proyecto que baraja el gobierno local pasa por habilitar un espacio urbano de uso público destinado en zona verde o área de juegos, aunque la prioridad ahora es solucionar un problema que se arrastra desde hace dos décadas. Los dirigentes del PSPV y Compromís se declararon ayer satisfechos de «haber conseguido resolver un problema que afecta a una zona importante de la ciudad y que han sufrido los vecinos durante muchos años, con los olores de los hidrocarburos y por contaminación del suelo».

Un conflicto eterno que ha durado más de veinte años

El conflicto de la gasolinera de la avenida Luis Suñer viene de lejos. Las quejas vecinales por el olor a combustible presionaron primero al gobierno del PP presidido por Elena Bastidas y después a la coalición entre Compromís y el PSPV, que accedió al poder tras las elecciones de 2015 con la promesa de solventarlo. El ayuntamiento decretó en 2002 una orden de clausura por fugas de combustible y, desde entonces, se ha desencadenado un largo proceso de pleitos, sentencias, requerimientos y denuncias cruzadas que han mantenido vivo el caso hasta hoy.

Compartir el artículo

stats