Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís y el PSPV aceptan en el último suspiro salvar el pacto en Carcaixent

Los socialistas ven con optimismo un posible acuerdo que desatasque el presupuesto municipal y ponga fin a la crisis de gobierno

El alcalde, Sara Diert (PSPV) y Juan Albert.

El alcalde, Sara Diert (PSPV) y Juan Albert.

Se han abierto vías de diálogo. La reconciliación entre PSPV y Compromís en Carcaixent avanza. Las directrices marcadas por la cúpula de la coalición valencianista y el PSPV para que establecer consensos han surtido efecto. Los socialistas de Carcaixent quieren evitar ahora la ruptura del pacto de gobierno y el alcalde parece dispuesto a explorar alternativas presupuestarias que eviten elevar los impuestos municipales. Fuentes socialistas incluso se declararon ayer «optimistas» respecto a la posibilidad de alcanzar un acuerdo a corto plazo.

Anteanoche se reunieron ocho de los diez concejales de Compromís y PSPV, a propuesta de Juan Albert (el edil expulsado de Ciudadanos), que hizo de mediador entre ambas posiciones con el fin de aproximarlas. Según ha explicado a Levante-EMV, convocó la reunión con el fin de aportar su experiencia política para intentar revertir el bloqueo. El encuentro fue tan fructífero que no se tardó en pactar la retirada de la propuesta de subir los tributos que debía debatirse hoy mismo en el pleno municipal. Ambas formaciones políticas buscan tiempo para negociar un acuerdo que marque las líneas del nuevo presupuesto.

La crisis de gobierno ha estallado en Carcaixent después de que las ordenanzas fiscales fuesen anuladas por una sentencia del TSJ por un defecto de forma en la convocataria del pleno. Compromís reaccionó proponiendo de nuevo la subida de los tributos para estabilizar la economía municipal y los socialistas se posicionaron en contra. El PSOE, que sigue enrocado en congelar el IBI, plantea ahora alternativas para sumar ingresos que puedan convencer a sus socios de gobierno. El remanente de tesorería y la relajación del techo de gasto por parte del gobierno estatal pueden ayudar en esa estrategia.

Aunque las relaciones entre los socios del ejecutivo local siguen tensas, se aprecia voluntad por ambas partes para salvar la coalición de gobierno. El objetivo, que tampoco es nada fácil,es cuadrar el presupuesto sin damnificados.

La mediación de Juan Albert, clave en el desbloqueo

«Ambos tienen que dar un paso atrás y llegar a un acuerdo, no es positivo el ambiente que se ha creado, contribuye a ahondar las distancias entre los políticos y la ciudadanía», reprochó el concejal no adscrito Juan Albert, que ha tenido un papel clave en el avance de la negociaciones. Su receta para cerrar la crisis de gobierno es «acordar unos presupuestos que devuelvan la estabilidad». Si bien en 2019 votó a favor de la subida de las tasas municipales «por las deudas que arrastrábamos», ahora Albert se muestra reticente: «Tenemos que acoplarnos a la situación actual de pandemia. Haciendo números se pueden mantener los servicios e ir funcionando con lo que tenemos», defendió.

Compartir el artículo

stats