Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los socios refrendan la fusión de las cooperativas de l’Alcúdia y Benimodo

Canso absorbe a la pequeña entidad agrícola del pueblo vecino, a la que ya comercializaba la producción desde hace una década, en pleno proceso de alianzas en busca de mayor competitividad

Una línea de confección del caqui en la cooperativa de l’Alcúdia, en una imagen de archivo. | V. M. PASTOR

Las asambleas de socios de la Cooperativa de Nuestra Señora del Oreto de l’Alcúdia (Canso) y de la Cooperativa Agrícola San Felipe Benicio de Benimodo refrendaron el martes por unanimidad el acuerdo de fusión por absorción que habían pactado los consejos rectores, en lo que representa la última alianza de entidades agrícolas para unir fuerzas con el objetivo de reducir costes estructurales, mejorar la eficiencia y, en última instancia, ser más competitivos en una coyuntura cada vez más complicada por las exigencias de los mercados. En este caso, el acuerdo llega precedido de un noviazgo de diez años durante el que toda la producción de la cooperativa de Benimodo ya se comercializaba a través de Canso.

«Los gastos estructurales son inasumibles para una cooperativa pequeña, se nos comían», señaló ayer el hasta ahora presidente de la cooperativa de Benimodo, Pepe Puig, mientras recordaba que la relación con la entidad alcudiana se remonta a la campaña 2010/11 cuando, en unos momentos de crisis económica para la entidad que coincidió con una helada de la fruta de verano, se alcanzó un acuerdo con la dirección de Canso para confeccionar la fruta en sus instalaciones.

«Nosotros solos no teníamos suficiente producción para funcionar bien y afrontar las inversiones que se necesitaban, les pedimos ayuda y todo fueron facilidades, primero con la fruta y después ofrecieron la posibilidad de hacer lo mismo con el caqui mientras nos rehacíamos», explicó Puig, quien destacó que la experiencia ha resultado positiva.

La entidad ha generado ingresos con el alquiler de su almacén mientras la fruta se confeccionaba en l’Alcúdia, lo que le ha permitido superar los problemas económicos y afrontar este proceso de fusión por absorción «sin ningunda deuda», indicó Puig.

La cooperativa de Benimodo agrupa los campos de 135 socios que suman cerca de 250 hectáreas con una producción estimada en seis millones de kilos, de la que el 80 % son caquis. El resto se reparte entre cítricos, algo de fruta de verano y sandía. La cooperativa de l’Alcúdia, por su parte, es una de las más potentes de la Comunitat Valenciana y, según detalló ayer su presidente, Cirilo Arnandis, la producción de este año se aproximará a los 73 millones de kilos.

Tanto Arnandis como Puig destacaron que la fusión permite ganar eficiencia dada la proximidad y por el hecho de que en muchos casos las parcelas de los socios se intercalan. Arnandis comentó que, en la actual coyuntura, «es importantísimo el volumen a la hora de las amortizaciones» y, además, «el mercado quiere cada vez una producción más larga en el tiempo» por lo que tanto en los comercios como en las cooperativas se tiende a una concentración.

El presidente de Canso comentó que con el anterior acuerdo de colaboración la producción de Benimodo que se comercializaba a través de l’Alcúdia no contabilizaba mientras que ahora, al pasar a ser socios de una única entidad, los agricultores de Benimodo podrán beneficiarse de las ventajas de pertencer a la organización de productores. Cabe recordar que Canso firmó hace un año un acuerdo con Alzicoop para la comercialización de cítricos y caqui en este proceso de reunir grandes volúmenes.

Compartir el artículo

stats