Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de la vivienda cae a la mitad desde la crisis de 2008

El metro cuadrado superó los 1.600 euros en ciudades como Alzira o Sueca en el momento álgido de la burbuja inmobiliaria, mientras en la actualidad el valor se aproxima a los 800 €

Una vivienda en venta en Algemesí, en una imagen de archivo. | VICENT M. PASTOR

La burbuja inmobiliaria llevó el mercado a valores que, a día de hoy, se considerarían abusivos. Como poco. La realidad de la vivienda cambió de forma radical con el pinchazo y la posterior crisis económica. De hecho, el precio del metro cuadrado en las principales ciudades de la Ribera ha caído hasta la mitad desde entonces.

El balance del Ministerio de Fomento sobre el precio de la vivienda, que se centra en municipios de más de 25.000 habitantes, muestra la evolución desde el año 2005. En el caso de Alzira, a inicios del año 2005 el metro cuadrado se encontraba ligeramente por debajo de los mil euros. Al cierre de 2007 ya rozaba los mil trescientos. La tendencia al alza se mantuvo, con ligeras caídas de por medio, hasta que se alcanzó el pico en el tercer trimestre de 2008. En aquel momento, el metro cuadrado de un inmueble de la capital de la Ribera Alta costaba 1.611 euros. Es decir, en poco más de tres años había crecido un 63,55 %. El precio de la vivienda cayó durante algo más de un lustro, de nuevo con ligeros repuntes. Pero lo cierto es que desde que rebajó el umbral de los 800 euros a inicios del año 2013 no se ha vuelto a superar dicho precio. Desde entonces, se han producido ascensos y descensos puntuales pero se mantiene una cierta estabilidad, siempre entre los seiscientos y los ochocientos euros. El último dato registrado por el citado ministerio, del primer trimestre del año, se situaba en 736 euros.

Comprar una vivienda en Sueca es más caro que en Alzira. En la capital de la Ribera Baixa la evolución es similar, aunque con valores distintos. En su caso, los valores de mercado sobrepasaban los mil euros por metro cuadrado y, ese mismo año, se alcanzaron incluso los mil trescientos. Tras un periodo al alza, a mediados de 2008 su valor se situaba ya por encima de los mil seiscientos euros. Una vez pinchada la burbuja inmobiliaria, el precio se redujo de forma considerable. En dos años ya había bajado de los mil dos cientos euros mientras que antes de que llegase 2014 se situaba ligeramente por encima de los ochocientos. Esta última cifra, precisamente, es la más baja que se ha registrado. En los últimos cinco años, de hecho, ha oscilado entre los ochocientos y los 950 euros. El dato, a finales del primer trimestre de 2021, era de 913.

El último de los municipios de la comarca que entra dentro del estudio de Fomento es Algemesí, donde comprar una vivienda es mucho más asequible que en las dos capitales de la Ribera. La localidad inició el año 2005 con el metro cuadrado a un precio cercano a los novecientos euros. Su crecimiento durante los años posteriores fue más lento pero más constante que en Alzira y Sueca. Sobrepasó la barrera de los mil euros a mediados de 2006 y la de los mil doscientos un año después.

El mercado inmobiliario de Algemesí alcanzó su valor máximo a mediados de 2008 con los 1.318 euros por metro cuadrado. No obstante, antes de que acabase el año se encontraba ya por debajo de los mil doscientos. El descenso se prolongó hasta finales del año 2013, con un valor de mercado ligeramente superior a los seiscientos. Precisamente, el mercado ha oscilado entre esta cifra y los poco más de setecientos euros en los últimos siete años. El dato al finalizar el primer trimestre de 2021 era de 668 euros el metro cuadrado.

Compartir el artículo

stats