Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pastor que devolvió los caballos salvajes a Tous se queda sin pastos

Una replantación forestal y una subasta ganada por otro postor dejan al joven ganadero con más de 300 equinos y sin terreno: «Me siento expulsado»

Algunos de los caballos del pastor en una foto de archivo. | LEVANTE-EMV

El proyecto de reintroducir caballos salvajes en los montes de Tous que un joven pastor trashumante impulsó el año pasado y que, tras constatar la buena adaptación de los animales traídos del norte de España, se disponía a consolidar, puede llegar a su fin el próximo 31 de diciembre.

La Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente ha decidido no licitar de cara al próximo año el aprovechamiento de pastos del sector que el ganadero cántabro Rubén Llata ha ocupado con sus animales en los últimos cinco años, primero con cabras y ovejas y ahora con caballos, ante la previsión de desarrollar un proyecto de repoblación forestal, mientras que el aprovechamiento de un segundo sector de monte de utilidad pública también en Tous que Llata había buscado como alternativa se lo ha acabado adjudicando otro postor.

«He huido de Asturias con los animales jóvenes por culpa del lobo y tendré que volver a huir de aquí con más de 300 caballos por una repoblación forestal, me siento expulsado», comentó ayer Llata, que al perder este aprovechamiento augura que tendrá que cesar la actividad «siendo el único ganadero trashumante de ganado equino que hay en València», indicó.

Llata llegó a Tous con los rebaños de la empresa Los Baos Ganaderos en una trashumancia mecanizada que busca alejar a los animales de los rigores del invierno en el norte de España y favorecer su reproducción. El año pasado incorporó a este desplazamiento varias decenas de equinos, un tipo de ganado que había desaparecido de los montes de Tous hace más de 60 años, según los testimonios recabados de antiguos pastores, y tras constatar su buena adaptación este año trajo muchos más ejemplares.

El intento por volver a adjudicarse el aprovechamiento de pastos en las cerca de 4.000 hectáreas en las que se desplazan los caballos ha chocado con la negativa de la conselleria a convocar la subasta. Se trata de una superficie que se vio afectada por el incendio forestal de 2012 y Medio Ambiente prevé desarrollar durante este año y el siguiente un proyecto de «repoblación y restauración» que considera podría verse comprometido por la presencia de ganado.

La subasta de segundo lote de terreno que nadie ha explotado en los últimos años, relata, quedó desierta en una primera licitación hace ocho meses, mientras que en la segunda convocatoria otro postor presentó una oferta más alta que la suya. Llata no se rinde. Se dispone a revisar cualquier resquicio que pueda revertir la adjudicación y cuestiona la replantación proyectada en la «única zona del monte donde hay agua». Su situación con más de 300 caballos a su cargo resulta desesperada, según reconoce.

El alcalde aboga por un acuerdo privado para mantener el ganado

El alcalde de Tous, Cristóbal García, defendió ayer que la presencia de los caballos es beneficiosa para el municipio ya que, a la vez que representan un reclamo turístico, ayudan a mantener limpia la montaña y contribuyen a prevenir incendios, y abogó porque el pastor cántabro busque algún tipo de acuerdo con el nuevo adjudicatario de los pastos al considerar que, con más de 3.000 hectáreas, hay terreno suficiente. García señaló que los caballos no suponen ninguna molestia, si bien la Generalitat ha previsto una inversión de un millón de euros en la repoblación de estas montañas que sufrieron el incendio de 2012 por lo que «es normal que no quiera que haya ganado».

Compartir el artículo

stats