La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y la Asociación Española del Kaki (AEKAKI) han reclamado medidas a la Conselleria de Agricultura ante «la preocupación y el malestar del sector por la expansión incontrolada de las plagas del caqui, sobre todo del cotonet, debido a la supresión de materias activas fitosanitarias y la falta de alternativas eficaces». Según cálculos de ambas entidades, las pérdidas derivadas del cotonet en el sector del caqui valenciano ya ascienden a 40 millones de euros, 25 de ellos por causa directa de la producción perdida y 15 millones por los sobrecostes económicos entre campo y almacén.

Ambas entidades se reunieron ayer con el secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes. AVA y AEKAKI dan por perdidas entre 70.000 y 80.000 toneladas de caquis en la Comunitat Valenciana a causa de los ataques récord del cotonet, lo que representa una disminución del 20-25% de la producción inicialmente prevista, que se situaba en torno a las 360.000 toneladas. Esta cantidad podría elevarse en las próximas semanas.

Además, cuantifican en un 30% el incremento medio de los costes entre campo y almacén: los gastos en campo aumentan en unos cinco céntimos por kilo en concepto de nuevos tratamientos (hay agricultores que han triplicado el número de aplicaciones) y en 14 céntimos por kilo desde el campo hasta la salida del almacén. Esta situación insostenible en términos de viablidad ya ha provocado casos de abandonos de cultivo.

AVA y AEKAKI reclaman más fondos en la investigación y más agilidad en la puesta a disposición de materias activas para combatir especialmente los cotonets, las moscas blancas y la mancha foliar del caqui; así como un plan de choque paralelo contra las poblaciones de hormigas que constituyen el principal alidado del cotonet llegando a atacar a los insectos depredadores. Asimismo, piden la implicación del Ministerio para avanzar en estas materias.

La conselleria de Agricultura está realizando ensayos con materias activas no autorizadas en el cultivo del caqui para, en su caso, solicitar una autorización excepcional o una ampliación de uso. En los estudios contra las hormigas no han informado de avances significativos a corto plazo.El Consell ha aceptado el uso excepcional de Metil-Clorpirifos en las parcelas más afectadas de caqui, cuya fruta se eliminará a fin de detener el avance del cotonet.

De cara a la próxima campaña, la conselleria presentará un Plan de Actuación para facilitar a los agricultores información detallada sobre el nombre y el periodo de aplicación de las materias activas a fin de optimizar los tratamientos. AVA-ASAJA y AEKAKI han pedido una coordinación más fluida con las Oficinas Comarcales Agrarias (OCAs) para favorecer la comunicación a los agricultores.