Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell descarta ampliar el metro para conectar l’Alcúdia y Alzira

Los técnicos retiran la propuesta de los presupuestos participativos, que sí contemplan la compra del monasterio de Santa Maria d’Aigües Vives

Un convoy de FGV en la Línea 1 de MetroValencia | VICENT M. PASTOR

Un convoy de FGV en la Línea 1 de MetroValencia | VICENT M. PASTOR

El Consell ha descartado la propuesta de ampliar la red de metro en la comarca que se incluía entre las demandas de los vecinos a sus presupuestos participativos. El proyecto que sí ha pasado a la siguiente fase es la compra y reforma del monasterio de Santa Maria d’Aigües Vives, que requeriría un esfuerzo inversor de diez millones de euros.

Ayer se abrió un nuevo estadio en el proceso autonómico, que busca destinar fondos a iniciativas surgidas de las necesidades e inquietudes ciudadanas. De las más de 241 propuestas presentadas, los técnicos del Consell han considerado que 96 de ellas eran viables y se someterán a votación. De éstas, seis se enmarcan en las comarcas del Xúquer y del Túria y tendrían un coste cercano a los quince millones de euros. Una cifra que sobrepasa el dinero que el gobierno autonómico prevé destinar a este área (10.167.300 euros).

Por el camino han quedado varias inversiones que, si bien lograron los apoyos ciudadanos necesarios, no superaron la fase de evaluación técnica. Una de ellas (o más bien dos, en concreto) se centraba en la ampliación de la red de metro en la comarca. En la actualidad, la línea une València con con Castelló y realiza paradas en: Benifaió, Alginet, Carlet, L’Alcúdia, Massalavés y Alberic. Los vecinos de la Ribera plantearon, por una parte, la ampliación de la vía para que llegase hasta Guadassuar y Alzira desde L’Alcúdia. Asimismo, propusieron un nuevo ramal que conectase con la Pobla Llarga. Los técnicos han descartado ambas opciones. En el caso de Alzira y la Pobla, los dos municipios ya están conectados con la capital provincial a través de la red de Cercanías de Renfe.

La gran sorpresa proviene con la inclusión en la siguiente fase de la propuesta de adquisición del monsterio de la Barraca. Los ayuntamientos, tanto el de la entidad local menor como el de Alzira y Carcaixent, habían descartado siempre la posibilidad de que la administración autonómica comprase el antiguo cenobio, por el elevado coste que requiere, no solo por la transacción económica sino por la inversión que cabría realizar para su correcto mantenimiento a posteriori. No obstante, los técnicos del Consell lo consideran viable.

La propuesta ciudadana reclama la recuperación del deteriorado edificio, declarado Bien de Interés Cultural, para que tenga un uso cultural y sirva, además, como espacio para la educación medioambiental. Un enclave interesante desde este punto de vista ya que a escasos mesos se encuentra el monte que ardió durante el pavoroso incendio de Carcaixent de hace cinco años. Para llevar a cabo este proyecto, el gobierno autonómico estima que necesitaría una inversión de diez millones de euros, lo que supone la práctica totalidad de la cuantía prevista para la Ribera y las comarcas del Túria.

Las ruinas de la Murta y el carril bici pasan el corte

Además de la compra y restauración del monasterio de la Barraca, otros proyectos vinculados a la comarca han superado la fase de evaluación técnica. Por un lado, la creación de un centro que potencie la agricultura y ganadería ecológicas y sostenibles (1,8 millones). También la rehabilitación de las ruinas del monasterio de la Murta (1,2 millones) y la construcción de una red de carriles para ciclistas y peatones entre los pueblos de la comarca (1,2 millones). Además, se puede votar por la creación de un centro para personas sin techo en Cullera o reparar el trinquet de Algemesí.

Compartir el artículo

stats