Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una mujer preside por primera vez el jurado de riegos de Carcaixent

Marién Camarena asume el cargo de forma accidental en un hecho inédito en los 367 años de historia de la Real Acequia al estar implicado el titular en el procedimiento que se dilucidaba

Una mujer preside por primera vez el jurado de riegos de Carcaixent

Una mujer preside por primera vez el jurado de riegos de Carcaixent

Una mujer presidió el viernes por primera vez el Jurado de Riegos en los 367 años de historia de la Real Acequia de Carcaixent. Fue una presidencia accidental debido a que el titular estaba implicado en el proceso que se tenía que dilucidar mientras que el presidente de la Real Acequia, a quien le hubiera correspondido dirigir la sesión, estaba citado como testigo por lo que tampoco podía ejercer esa función. Este cúmulo de circunstancias que ni siquiera están previstas en las ordenanzas de la entidad dieron lugar a una situación insólita. La vicepresidenta de la Real Acequia, Marién Camarena, asumía la presidencia de este órgano encargado de resolver litigios entre comuneros o sancionar a los regantes en caso de incumplimiento de las normas o por un mal uso del agua en sus parcelas, a modo del Tribunal de las Aguas de València.

«Es un paso muy importante para la mujer y representa un hecho histórico», comentó Marién Camarena, que no duda en señalar que «donde está un hombre puede estar una mujer».

Camarena ya fue la primer mujer en asumir responsabilidades en la junta de gobierno de esta centenaria entidad al ser designada tesorera y en las últimas elecciones se postuló como presidenta, aunque perdió ante el otro candidato y actual presidente de la Real Acequia de Carcaixent, José Climent. Camarena, no obstante, se mantiene en la junta de gobierno como vicepresidenta y tesorera. Su trayectoria en la entidad ya le habían llevado a participar ya con anterioridad en sesiones del jurado de riegos, con voz pero sin voto, si bien el viernes tuvo que asumir la presidencia de forma accidental, dado que el actual titular era el implicado en el procedimiento abierto, mientras que Climent había sido citado como testigo por lo tampoco podía juzgar el caso.

Se da la circunstancia, además, de que de los dos miembros que conforman el jurado de riegos únicamente pudo asistir uno, por lo que se grabó la sesión con la perspectiva de poder cotejar con el otro integrante las declaraciones antes de emitir un fallo sobre el conflicto en cuestión.

La Real Acequia de Carcaixent es una entidad con 367 años de historia que designa un jurado de riegos para resolver los posibles litigios que se puedan plantear entre los comuneros. El jurado recaba testimonios e información antes de decidir si se ha cometido alguna infracción y, en su caso, imponer las sanciones previstas en las ordenanzas. Camarena comentó que el hecho de que una mujer hubiera presidido por primera vez este jurado había generado expectación y que había recibido múltiples felicitaciones.

El Ayuntamiento de Carcaixent sancionará a los propietarios de los campos en estado de abandono.

La concejalía de Agricultura está instruyendo expedientes sancionadores a los titulares de parcelas agrícolas que no tengan un mínimo mantenimiento o cuidado y que, por lo tanto, afecten al entorno y a la salubridad de las zonas que las rodean.

En caso de que el propietario no atienda las obligaciones marcadas por la normativa, el propio consistorio se encargará de realizar las labores de limpieza de forma subsidiaria, es decir, pasando los costes del trabajo al propietario que, además, deberá hacer frente a las sanciones correspondientes.

El caso más reciente ha afectado a una parcela de más de diez hanegadas, ubicada en la partida de la Torreta. El campo estaba en estado de abandono desde hace más de quince años y provocaba molestias a las fincas vecinas, especialmente en forma de plagas, además de suponer un gran peligro en la propagación de incendios.

La concejala de Agricultura de Carcaixent, Sara Diert, confirmó ayer que las sanciones se aplicarán según un criterio de prioridades, es decir, se actuará primero en aquellas parcelas que representen un mayor riesgo medioambiental, así como las que presenten un mayor número de denuncias de propietarios colindantes.

El plazo de tiempo para proceder con la limpieza de los terrenos varía, pero el procedimiento llegar a alargarse hasta casi dos años.

Compartir el artículo

stats