Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Sabemos que van a ser unas fallas diferentes, pero llegamos con muchas ganas»

La «plantà» sumerge a Turís en unas fiestas josefinas atípicas marcadas por la pandemia: ofrenda sin público y monumentos más pequeños de lo habitual

La falla de la Plaça del Mercat, en la tarde de ayer. | LEVANTE-EMV

La falla de la Plaça del Mercat, en la tarde de ayer. | LEVANTE-EMV

Ofrenda sin público y sin comisiones o juntas locales invitadas, monumentos falleros más reducidos de lo normal en la mayoría de los casos, «despertaes» estáticas, mesas de diez en los casales y algunos actos que desaparecen del programa habitual.

La «plantà» abrió ayer en Turís unas fallas atípicas. Por las fechas en que se celebran pero, sobre todo, por las medidas para evitar aglomeraciones que impone la pandemia. «Sabemos que van a ser unas fallas diferentes, pero llegamos con muchas ganas», comentaba Verónica Sanchis, la fallera mayor de la Plaça del Mercat.

«No serán como me esperaba de años anteriores, pero llegamos con alegría», refrenda Sonia Gómez, fallera mayor de l’Antiga Fontanelles. Ambas asumen que la espera ha sido larga y que, con los estragos que ha causado la Covid como mar de fondo, han tenido momentos de desánimo, aunque la posibilidad de celebrar las fiestas ha revertido ese decaimiento. «En la medida que empiezas a vivir el ambiente te vienes arriba», señaló Sonia Gómez, mientras Verónica indicaba que, si bien no se han superado todos los miedos y preocupaciones, «vamos a intentar pasarlo lo mejor posible».

Las cinco fallas de Turís están acostumbradas a celebrar las fiesta fuera del calendario oficial y, en esta ocasión, no será una excepción. Las comisiones sacaron ayer los monumentos a la calle para abrir un fin de semana plenamente fallero. La subvención de 1.500 euros concedida por el ayuntamiento a cada comisión ha llevado a la mayoría de fallas a encargar algunas figuras de forma más o menos simbólica y guardar la falla de 2020 para el próximo año, salvo en el caso de l’Antiga Fontanelles, una de las más modestas que plantará el monumento que tenía almacenado.

El programa señala para hoy la ofrenda, el único acto conjunto de todas las comisiones, en la que los participantes deberán utilizar mascarilla. El ayuntamiento cerrará la plaza y la calle de acceso para evitar concentraciones de gente y, como alternativa, ha decidido retransmitirla en directo por las redes sociales, según explicó ayer el alcalde de Turís, Eugenio Fortaña.

Las fallas concluirán el domingo, día en la que se celebrará por la mañana la misa en honor a Sant Josep y por la tarde-noche arderán uno tras otro los monumentos de unas fallas atípicas e «históricas», señala Fortaña.

Compartir el artículo

stats