Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una empresa de economía circular de Alginet crea urnas funerarias con poso de café

Amparo y Ana muestran dos urnas funerarias. | RAFA NOGUÉS

Ana Carbonell y Amparo Méndez son dos mujeres emprendedoras que se han especializado en fabricar urnas funerarias con el poso de café como materia prima. Fundadoras de la empresa Eco Invéntame Coop. V de Alginet, han creado este producto innovador denominado «Koffie» con la voluntad de reciclar un residuo que se presenta de forma muy abundante en miles de negocios.

A partir del poso del café, es decir, con la parte que se desecha, se fabrican estas urnas, que son totalmente biodegradables y respetuosas con el medio ambiente.Las dos emprendedoras son grandes partidarias de la implantación de la economía circular y del bien común, de la política del residuo cero con una apuesta clara por el reciclaje y contrarias al «greenwashing» que muchas de las grandes empresas aplican para mostrar una imagen que los ecologistas cuestionan.

«El mejor residuo que hay es el que no se genera». Este es el lema que han defendido ambas socias desde la creación de la cooperativa en julio de 2017, cuando se empezó a gestar el proyecto.

A base de muchas horas de trabajo y de hacer cantidades immensas de probaturas, por fin consiguieron dar con los parámetros necesarios para poder dar forma a las urnas funerarias. «Hemos destinado muchísimas horas de trabajo. Sin apenas financiación y compaginándo este proyecto con otros trabajos y obligaciones», declara Amparo Méndez.

Condicionadas por la pandemia

Y es que debido a la llegada de la pandemia del Covid 19, Eco Invéntame no pudo sacar al mercado su producto hasta el pasado mes de mayo. Ahora ha sacado a la venta un formato de urna de dimensiones más grandes, cumpliendo con la normativa europea, que presentarán durante en la próxima feria de funeraria Funermostra que se celebrará en octubre. «Confíamos en darnos a conocer ante un público mayor durante este evento», comenta Ana Carbonell.

El precio de estas urnas funerarias hechas a partir del poso del café es de 300 euros. «Las personas que nos comentan que el precio es un poco alto no se han parado a pensar en las características del producto», comentan las socias de Eco Invéntame.

La justificación sobre el valor de las urnas, según ambas, es bastante clara. «Koffie es un producte biodegradable, que no tiene impacto sobre el medioambiente. Además, no existen gastos de transporte, sin contar los gastos de mantener un nicho en el cementerio», comentan.

La idea que está detrás de las urnas va más allá del simple hecho de conservar las cenizas. Desde la cooperativa de Alginet buscan dar un aire nuevo al concepto del entierro. Tanto Amparo como Ana creen que el tratamiento de la muerte es uno de los grandes problemas de la cultura occidental. Para ellas lo ideal sería plantar un árbol en el mismo sitio dónde se entierre la urna, «completando así el círculo de la vida».

Otra de las acciones en las que están trabajando es la creación generalizada de cementerios públicos dónde se aplique este sistema, es decir, donde la urna vaya acompañada por la plantación de árboles. Además, la empresa ofrece asesoramiento medioambiental y también cursos y charlas de educación ecológica.

Compartir el artículo

stats