Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El polígono de Ford afronta otro otoño sin las obras para evitar inundaciones

Las empresas reclaman al Consell que «asuma su responsabilidad» e incluya el proyecto de la balsa de laminación en el presupuesto de 2022

Estado en que quedó una de las calles del polígono tras las lluvias torrenciales que cayeron el 5 de noviembre de 2020. | LEVANTE-EMV

La Associació de Parcs i Polígons Industrials Ribera Baixa (APPI) y las Juntas de las Entidades de Gestión y Modernización (EGM) de los polígonos Juan Carlos I y Norte de Almussafes han solicitado al Consell que cumpla con sus obligaciones e invierta en la mejora de las infraestructuras hídricas de las áreas industriales para evitar inundaciones como las vividas en noviembre del año pasado en esta zona como consecuencia del colapso que sufrió el Barranc del Tramusser.

El día 5 de aquel mes, el área empresarial de Almussafes, el mayor polo industrial valenciano y cuyas firmas representan el 10% del PIB autonómico, sufrió un intenso episodio de lluvias que dejó cerca de 400 litros por metro cuadrado y provocó inundaciones históricas que dejaron atrapados a cientos de trabajadores en las naves y causaron daños materiales que superaron los 10 millones de euros.

En aquel momento, el ayuntamiento se comprometió con las empresas y sindicatos a realizar un estudio de la inundabilidad de la zona y de las infraestructuras necesarias para reducir el riesgo, cuya financiación debe asumir la administración autonómica.

Sin embargo, y a pesar de que el consistorio elaboró el estudio y lo remitió a la Generalitat, casi un año después el alcalde del municipio, Toni González, ha informado a APPI que ningún departamento de la Generalitat ha aceptado esta obligación: en Territorio señalan que no tienen competencias, la Dirección General del Agua alega que no tiene presupuesto y la Conselleria de Economía no invierte en las áreas industriales más allá de las subvenciones anuales que otorga el IVACE.

El área industrial ya se construyó con deficiencias por parte del SEPIVA, según los técnicos municipales, y, aunque el mantenimiento corresponde al ayuntamiento, es la Generalitat la que debe asumir las inversiones para resolver esas deficiencias y mejorar los polígonos.

«Más de diez meses después, y habiendo realizado el ayuntamiento, a través de una empresa especializada, un exhaustivo estudio de la situación y de las posibles soluciones, la administración autonómica no está asumiendo su responsabilidad mientras las empresas de Almussafes nos enfrentamos a una nueva temporada de gota fría sin las infraestructuras necesarias para evitar inundaciones que el año pasado costaron más de 10 millones de euros», ha declarado el portavoz de APPI y de la EGM Juan Carlos I, Vico Valero.

En pocos días, se celebrará una reunión a tres bandas entre el ayuntamiento, los sindicatos y los representantes empresariales para consensuar acciones reivindicativas encaminadas a que la Generalitat asuma sus responsabilidades e incluya en los presupuestos de 2022, al menos, el proyecto de la balsa de laminación.

Compartir el artículo

stats