Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra granizada añade más pérdidas a la cosecha de caqui en el Marquesat

«Sumamos daños y restamos quilos»

Caquis dañados por el pedrisco en un campo de Catadau. | LEVANTE-EMV

La segunda granizada en menos de una semana volvió a castigar el sábado los campos de caquis del Marquesat. Fue menos intensa que la del lunes; en el caso de los términos de Llombai y Alfarp, prácticamente descargó sobre la zona ya afectada y, aunque no se prevén daños cuantiosos, los productores señalan con resignación que «todo suma». Llueve sobre mojado. «Sumamos daños y restamos quilos», resume el presidente de la cooperativa de Catadau, Carlos Climent, mientras lamenta que, por poco que sea, «se añade al daño que ya teníamos».

La tromba registrada en la tarde-noche del lunes día 20 fue la más dañina. Causó estragos en Carlet, pero también afectó a los municipios del Marquesat y, a falta del peritaje oficial, Climent estima que, entre las dos, en el caso del término de Catadau puede comprometer entre un 40 y un 50 % de la producción de caqui. La cooperativa había previsto una cosecha de entre 4 y 4,5 millones de kilos.

El presidente de la cooperativa de Llombai, José Bernardo Sanz, señala que no se puede decir que la tromba del sábado haya generado daños elevados «después de los que había hecho la anterior», aunque augura que muy probablemente se acaben perdiendo en Llombai «un par de millones de kilos» sobre una producción, en base a las estimaciones realizadas para la campaña en curso, de 8,5 millones. «Aquellas piezas de fruta que tenían la marca de un impacto ahora tienen tres y el círculo se va haciendo grande. Perdemos kilos a la carrera», lamentó, mientras señalaba que otras zonas productoras que, a través de Anecoop, derivan habitualmente fruta para confeccionar en Llombai también han sufrido el pedrisco y la campaña en el almacén se presume más corta. «La primera tormenta fue peor, pero si había campos con un 7 u 8 % de daño que no valía la pena ni siquiera dar parte al seguro ahora el daño se eleva a un 14 o un 20 % y todo esto resta», indicó Sanz.

Salvador Cardete, presidente de la cooperativa de Alfarp, señaló que, afortunadamente, al salir al término se ha visto menos daño del que se temía en base a la tromba que descargó sobre el núcleo urbano. «Ha caído en la misma zona que el lunes y ha aumentado un poco el daño», señaló Cardete, mientras apuntaba que igual entre las dos tormentas el nivel de afección puede alcanzar un 40 % en una producción estimada de entre 6 y 6,5 millones de kilos.

Compartir el artículo

stats