Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mural LGTBI borrado en Alzira volverá a pintarse

El ayuntamiento condena los hechos y los tilda de «intolerables»

El mural «Ales de llibertat» antes de ser emborronado. | LEVANTE EMV

El mural LGTBI «Ales de llibertat», que fue borrado el pasado sábado en Alzira, volverá a pintarse. Así lo aseguró ayer el concejal de Cultura, Alfred Aranda, antes de concretar que «si no se reproduce en el mismo lugar se buscará un nuevo sitio donde ubicarlo».

El viernes se dibujó el mural junto al Pont de Xàtiva, una inciativa del ayuntamiento enmarcada en las Jornadas de Ilustración de «Art al Carrer 2021». Contaba con la colaboración con Gailes, la asociación de La Ribera defensora de los derechos LGTBI. Al día siguiente, el mural apareció tapado con pintura negra, en un acto que Gailes no ha dudado en catalogar como «delito de odio».

«Aparte de un acto vandálico, es un acto represivo contra la libertad de las personas LGTBI. No podemos tolerar estos comportamientos, pero seguiremos intentando concienciar a la comarca de que aquí tenemos cabida todos», proclamó ayer María Dolores Furió, presidenta de Gailes.

La obra pretendía concienciar sobre la importancia de respetar la diversidad sexual y reivindicar los derechos y libertades del colectivo LGTBI.

El concejal de Cultura, Alfred Aranda, asegura que el ayuntamiento no se quedará «indiferentes» y valora el acto como un «atentado a la libertad de expresión, una violación del trabajo del artista y una agresión de los bienes públicos del municipio» y prosigue: «Nosotros continuaremos con nuestros principios de defender la igualdad de género y la libertad de opción sexual y seguiremos condenando todos los actos que vayan en contra de ambos».

La asociación Gailes ha agradido el apoyo recibido en los últimos días y recuerda que no es la primera vez . Hay antecedentes en la comarca. «No es el primer acto de delito de odio que se ha producido en La Ribera. En otras ocasiones incluso nos han llegado a tirar piedras. No podemos permitir que se repitan este tipo de actuaciones», evoca María Dolores Furió, que también reclama más espacio en la esfera pública para las reivindicaciones del colectivo. «Actualmente tenemos más voz que en etapas pasadas, pero no es suficiente», precisa Furió.

Fuentes municipales confirmaron ayer que ya se han iniciado gestiones para investigar lo sucedido y, aparte de confirmar que los vecinos de Alzira podrán volver a disfrutar del mural, ya han planteado las primeras propuestas para intentar evitar que sucedan nuevos incidentes como el del pasado sábado.

El gobierno local baraja la puesta en marcha de campañas de concienciación para los más jóvenes con el objetivo de inculcar los mensajes de respeto y tolerancia desde las edades más tempranas.

Al lado de la obra apareció ayer una pintada con un mensaje de apoyo al colectivo LGTBI. «La libertad es la primera condición del conocimiento», recuerda la frase, cuyo autor se desconoce.

Compartir el artículo

stats