Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Alzira FS pelea hasta el final para hacerse con la primera victoria del año

Los de la Ribera Alta ganan por 2-0 al Atlético Mengíbar en un partido muy trabado gracias a los goles de Sena y Peiró y las paradas de Serra

El quinteto del Alzira FS celebra el primer tanto del partido, de Javi Sena. | LEVANTE-EMV

A la tercera sí fue la vencida. Después de quedarse con la miel en los labios la semana anterior, el Family Cash Alzira FS trabajó sufridamente para imponerse por 2-0 sobre el Software Delsol Mengíbar. Con los tres primeros puntos de una tacada, más el logrado ante el Inter B, se sitúa en media tabla en la novena posición, tan cerca de los puestos de cabeza como de los de descenso.

El conjunto jienense interpretó un guión no previsto. Se esperaba un equipo que saliese al ataque. Tal vez esto le ha costado encajar 11 goles en solo dos partidos por lo que los de Mikel Diestro se dedicaron a defender en su campo y salir a la contra. A falta de entrar hasta el área, se intentaba batir al toledano Jesús Quiles con disparos lejanos. A los seis minutos Rubi estrelló un balón en la madera. Ocho después Peloncha haría lo propio en el travesaño y en el siete de la segunda Castejón completaba el trío de palos.

Salió con una mentalidad más ofensiva el cuadro visitante tras el descanso y, por momentos, llegó a poner en apurso a su rival. El conjunto alzireño se cargó de faltas realizando la quinta cuando aún restaban diez minutos para la conclusión. El At. Mengíbar dio un paso adelante y a nueve del final el jugador cedido por el Jaén, Pablo Ordóñez fuerza el primero de una serie de paradones de Nacho Serra que, a la postre, resultarían indispensables para lograr el primer triunfo de la temporada. Como los goles no llegaban por potencia, Peloncha lo intentó con una vaselina que se fue alta. Y del 1-0 casi se pasó al 0-1 o 0-2. Serra rechazó una volea de Lachaga y Miguelao también lo intentó. Acto seguido, el exportero de Bisontes volvió a ser protagonista con un paradón a chut a bocajarro y una segunda parada. Pero al final se hizo justicia. Sena arrancó desde su campo, trazó una pared con Rafa Ara, que la pisó y se la devolvió para que batiese por debajo a Quiles. La tensión sobrevoló el Palau porque había que defender dos interminables minutos con el Mengíbar jugando de cinco. Afortunadamente Peiró cazó un pase y desde su campo logró el 2-0 de la tranquilidad para regocijo del casi millar de aficionados presentes.

Corrección de errores

El entrenador del Alzira FS, Braulio Correal, aseguró tras el encuentro que la victoria se consiguió «por un acto de fe». «El partido estaba muy trabajado, pero conseguimos ganar gracias al trabajo constante, de equipo y a creer en ello», comentó el técnico, que prosiguió: «Esto es muy largo, pero andamos por el buen camino, intentando corregir nuestros errores. Ante Mengíbar se ha hecho un buen partido y lo habría sido independientemente del resultado final».

Por último, Correal alabó la actitud del público del Palau d’Esports: «La afición se merecía esta victoria. El día de Noia empujó mucho pero no lo conseguimos. Lo ha vuelto a hacer y ha sido, como de costumbre, nuestro sexto jugador».

El próximo fin de semana, el equipo de la capital de la Ribera Alta se desplazará a Zaragoza para jugar contra el Full Energía, que ha ganado un partido y ha perdido dos. El equipo aragonés, sin embargo, sabe lo que es ganar a los de Alzira.

Compartir el artículo

stats