La alzireña Lamis Carro superó el viernes la audición a ciegas del famoso programa de televisión La Voz y fue seleccionada por uno de los cuatro instructores del programa, Luis Fonsi, autor del éxito universal «Despacito», quien se giró inmediatamente al escuchar su versión jazz de «All of me».

Por fortuna, Lamis cambió un día de tren. Acostumbrada a compartir risas y sueños en los convoyes de Renfe de camino a Valencia para estudiar música, este verano tomó un AVE con destino a Madrid. Un viaje que puede disparar su carrera: «De repente compartí hotel con los participantes de La Voz, nos convertimos en una familia y luego al pisar el plató fue impresionante, un cúmulo de nervios y emociones», relata.

Pero no era la primera vez que la polifacética bailarina, actriz y cantante subía a un escenario. Ha vivido experiencias tanto en festivales solidarios, eventos y conciertos internacionales en España, Grecia, Francia y Egipto, país de origen de su madre. Aunque ya ha pisado un teatro de Atenas, el de las pirámides de Giza y la ópera del Cairo, hizo sus primeros pinitos en Alzira.

También bailarina y actriz

Estudia en el conservatorio piano y canto lírico. Antes cursó seis años de canto moderno con Irene Medán, profesora de la Societat Musical d’Alzira. Y sintió un flechazo al descubrir el jazz con José Espert. «Me enamoré y empecé a cantar jazz, blues y soul», rememora. Como bailarina asombra. Desde pequeña estudió danza oriental, tribal, contemporánea, urbana, ballet, flamenco y otros estilos. Y también teatro.

Tras participar en La Voz kids, pensó en presentarse a la de adultos. A sus 22 años la llamaron mientras escuchaba «Respect» de Aretha Franklin, una canción que tarareó antes de salir al plató en audiciones a ciegas y ahora se ha convertido en su mantra. Le ayudó con los nervios y consiguió darle un empujón de confianza. Justo antes de salir al escenario se dio «la oportunidad de disfrutar de todo lo que estaba pasando».

Los «coaches» sintieron que se comía el escenario. «Cuando se giró Fonsi me subió la adrenalina. Y al acabar pude abrazarlos. Eran mis referentes de música desde pequeña, sobre todo Alejandro Sanz. Estaba tan exaltada que casi no me acuerdo de nada». Las redes sociales bullen y comienza a cosechar seguidores. Con raíces egipcias, empezó en Alzira y sueña con alcanzar la Súper Bowl.