Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lacua deja de acoger animales por las deudas

Seis voluntarios prestan el servicio

Una perra amamanta a cachorros en el albergue. | LEVANTE-EMV

Una perra amamanta a cachorros en el albergue. | LEVANTE-EMV

La protectora de animales de Alzira, Lacua, comunicó ayer que dejará de recoger animales durante un tiempo. La agrupación ha alegado la falta de ingresos y las deudas veterinarias como los principales motivos del cese de la actividad de recogida.

Actualmente, la protectora se hace cargo de aproximadamente cuarenta animales, algunos de ellos enfermos y que, además de la manutención, requieren de tratamientos de por vida.

Lacua está formada por seis integrantes que trabajan de forma voluntaria y compaginan esta labor con sus respectivas obligaciones laborales y familiares. La protectora valoró ayer que la situación es «insostenible».

Según su presidenta, Ana Castelló, la protectora está acogiendo un número demasiado alto de casos lo que hace inviable la continuidad del proyecto. «Tenemos muchas deudas con clíncias veterinarias y médicas. En los últimos dos años no hemos tenido ninguna posibilidad de financiación», declaró la presidenta de Lacua, haciendo referencia a los problemas económicos derivados de la pandemia.

Con la suspensión y cancelación de la gran mayoría de los eventos que comportan una importante concentración de personas en un espacio determinado, la protectora de animales se ha quedado, durante el último año y medio, sin participar en ninguna feria ni mercado local, fuentes principales de ingresos de la organización.

«Nosotros siempre hemos subsistido a base de colaborar en actos benéficos, donde ponemos a la venta nuestros productos. La fira animalista era muy importante para nosotros y el año pasado no se pudo realizar, entre muchos otros eventos», explicó ayer la presidenta.

El futuro de la protectora de animales peligra. «Si no hallamos la manera de obtener financiación para hacer frente a las deudas y recuperarnos económicamente nos veremos obligados a deshacer la asociación», confirmó Ana Castelló, que también aseguró que necesitan un poco de descanso para coger fuerzas y seguir ayundando a los animales. «Hasta que no tengamos solvencia no volveremos», concluyó la presidenta.

Falta de adopciones

Según la presidenta de Lacua, el pronunciado descenso en el ritmo de adopciones no ha ayudado a mejorar la situación. «En los últimos días hemos tenido un repunte de solicitudes, pero tanto en verano como durante el primer trimestre han sido muy poca la demanda», señaló Castelló.

Compartir el artículo

stats