Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vivero de Benimodo lanzará este año una nueva variedad de caqui

La Ribera Sun es una mutación natural del Rojo Brillante aunque con una forma más esférica

Un grupo de plantones de caqui en las instalaciones de Viveros Hernandorena, en Benimodo. | VIVEROS HERNANDORENA

La evolución del cultivo del caqui en la Ribera es permanente. Hace varias décadas, era una fruta más bien residual. Ahora ocupa una parte considerable del territorio. Si bien es cierto que en los últimos años ha dado algunos síntomas de agotamiento con la proliferación de nuevas plagas, la reducción de la rentabilidad e, incluso, el abandono de parcelas; también lo es que todavía es capaz de generar millones de euros y dar trabajo a miles de vecinos en la comarca. No es de extrañar, por tanto, que surjan nuevas variedades para ampliar la oferta. Es el caso de la Ribera Sun, derivada directamente de la Persimon.

Se trata de un nuevo tipo de caqui que se ha producido en los últimos años en los viveros Hernandorena, de Benimodo. Según explican, han trabajado con la Ribera Sun de forma experimental y será a partir de esta campaña cuando se «refuerce en volumen la disponibilidad de planta de kaki de esta nueva variedad tras su presentación y lanzamiento oficial en Fruit Attraction».

La empresa ribereña ha obtenido una licencia de multiplicación en exclusiva de la variedad, que pertenece a Genesis Innovation Group, un grupo internacional de empresas altamente especializadas en el desarrollo y gestión integral de nuevas variedades protegidas a nivel mundial. Éste asegura que se trata de una mutación natural del Rojo Brillante cuyo árbol presenta «buen vigor, produciendo frutos de alta calidad y aspecto».

Además, «admite muy bien los tratamientos poscosecha para eliminar su astringencia». Produce el ya conocido caqui de color rojizo, aunque su principal característica es su forma esférica, frente a la variedad más extendida en estos momentos, algo más alargada. Por último, esta nuevo tipo de caqui alcanza el calibre comercial antes que el Rojo Brillante, por lo que su cosecha se puede adelantar hasta en dos semanas. Aunque abarcaría una campaña muy similar: de octubre a abril.

La Unió reclama que se paguen precios justos a los agricultores

La Unió de Llauradors reclamó ayer a las cooperativas y comercios que ofrezcan «un precio justo» a los productores de caqui en esta campaña, ante «el importante descenso de cosecha debido a los diferentes episodios de tormentas con pedrisco de los últimos meses y a los efectos de las plagas». En ese sentido, recordó que la merma de producción será muy importante esta campaña «y se confirma cada vez más día a día, lo que dejará menos kilos comercializables de caqui y muchos campos sin recolectar». «En los lineales no tenemos competencia de caquis de otros países y por tanto nuestra producción debe primar y obtener una cotización justa», comentó al respecto Eduard Esparza, responsable del caqui de La Unió, que insistió: «toda la fruta de calidad que va a haber en el campo, se debe remunerar bien al productor, pues de lo contrario podemos encontrarnos con un abandono masivo de campos de caqui».

Compartir el artículo

stats