Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cooperativas de Alginet y Benifaió coordinarán la gestión comercial del caqui

Los consejos rectores buscan concentrar la oferta para ser más competitivos y dejan la puerta abierta a la adhesión de otras entidades

Una línea de confección de caqui en la cooperativa de Alginet, en una imagen de archivo. | V. M. PASTOR

Los consejos rectores de las cooperativas de Alginet y Benifaió han alcanzado un acuerdo de colaboración comercial centrado inicialmente en el caqui, aunque abierto al resto de la producción si las circunstancias lo aconsejan, con el objetivo de concentrar la oferta para poder competir en un mercado cada vez más exigente y obtener los mejores resultados posibles para los socios. El acuerdo se ha ido fraguando desde hace tiempo, aunque estaba previsto que se refrendara anoche en una reunión conjunta de los órganos rectores de la Cooperativa Agrícola de Alginet (Coagri) y de la Cooperativa Hortofrutícola del Campo (Cohoca). Los departamentos comerciales ya han empezado a coordinarse de cara a la nueva campaña.

«Estamos entre las cooperativas punteras, pero nos damos cuenta de que las hacemos más grandes o tenemos claro que esto durará muy poco si ves los pasos que están dando todas las empresas del sector», comentó ayer el presidente de Coagri, Enrique González Arenes, quien señaló que el acuerdo deja la puerta abierta a la incorporación de otras entidades ya que los grandes operadores tratan de pactar con un único proveedor que les garantice el producto toda la campaña, aunque se mostró prudente.

«Tenemos grandes empresas que no desarrollan todo el potencial que tienen, que en su momento trabajaban ocho o nueve meses al año y ahora se ven abocadas a algo de fruta de hueso, la naranja que coincide con la campaña fuerte, que es el caqui, y un poco de verdura. Queremos que la empresa vuelva a funcionar nueve meses y si hay que ir a comprar naranja es mejor que vayamos dos o tres que no hacerlo solos», indicó.

El presidente de Cohoca, Jesús Tortosa, comentó que «es evidente que hay que concentrar la oferta para poder competir en el mercado», al tiempo que señalaba que si bien no se puede olvidar el pasado y el trabajo invertido por mucha gente en la consolidación de las cooperativas, «hay que gestionar el presente y construir el futuro y es lo que estamos intentando hacer las dos cooperativas, construir el futuro para que el agricultor tenga posibilidades de obtener rentabilidad».

Tortosa admitió que está en el ambiente la posibilidad de, más adelante, avanzar en esta alianza con la creación de una cooperativa de segundo grado que permita reducir costes estructurales, objetivo último de todos los acuerdos estratégicos que se están produciendo en el sector. «Creo que tenemos mucho futuro si unos unimos porque el perfil de los agricultores que tenemos es muy similar y podemos tener muchas opciones de consolidar una cooperativa de segundo grado», indicó el presidente de Cohoca que, no obstante, señaló que el acuerdo actual busca concentrar la oferta y, de cara al futuro, «tratar de ahorrar, que es la única forma de mantenerse en el mercado buscando ese punto de competitividad». González, por su parte, admitió que una fusión es un paso muy difícil, si bien este acuerdo de colaboración puede servir de experiencia y, en el caso de se tuviera que dar el paso en el futuro, permita constatar las ventajas de este tipo de alianzas.

El acuerdo se produce en una campaña en el que el pedrisco y la plaga del «cotonet» van a causar estragos. En el caso de Coagri, de una producción estimada en 30 millones de kilos se calcula que habrá una merma del 40 % mientras que, en el caso de Cohoca, Tortosa evitó aventurarse aunque asume la merma sobre una cosecha inicial de 8 millones de kilos será importante.

La firma de este acuerdo de colaboración entre las cooperativas de Alginet y Benifaió se produce en un momento de concentración del sector. Sin ir más lejos, las tres cooperativas del Marquesat mantienen abierta una negociación para su fusión, que puede incorporar también a la de Real; la Copal de Algemesí ha alcanzado un acuerdo para integrarse en la cooperativa de segundo grado Green Fruits; Carlet y Guadassuar han constituido Ribercamp, también una cooperativa de segundo grado, mientras las de l’Alcúdia y Alzira cerraron un acuerdo para comercializar cítricos y caquis.

Compartir el artículo

stats