La Federación Valenciana programó el pasado fin de semana una jornada de descanso del fútbol regional y base. Sin embargo, no todos los equipos han parado su actividad. La UD Castellonense disputó la 4.ª jornada de la liguilla de clasificación para la actual edición de la Copa del Rey. Los pupilos de Iñaki Rodríguez empataron a dos contra el CFI Alicante, lo que mantiene a éste como primer clasificado con 4 puntos y los ribereños con tres. En caso de que los celestes ganaran hoy al CD Buñol a las 12 en el polideportivo Juan Antonio Samaranch de la capital alicantina conseguirán la clasificación y dejarían al Castellonense sin este objetivo. Un empate o victoria de los buñolenses lo dejaría todo abierto para el 27 de octubre cuando jueguen en el Beltrán Báguena. El triunfo de cualquiera de los dos les daría el anhelado pase.

El partido empezó con un desajuste defensivo que aprovechó Esaú Rojo para adelantar al Alicante. El Castellonense reaccionó rápido y Prats empató. En la segunda parte, los albinegros empezaron muy bien con la remontada de Prats al primer minuto. Sin embargo, un desgraciado resbalón permitió el definitivo 2-2 de Kerl. Los ribereños tuvieron varias ocasiones que no transformaron.

Con el horizonte más lejano de la Copa del Rey 2022-23, los equipos de 1.ª y 2.ª Regional disputaron la segunda ronda de «La Nostra Copa». El Ciutat d’Alzira ganó 1-3 con goles de Raúl Moraleda, Mbodji y Gisbert al Genovés y pasa a la tercera ronda. El Algemesí también se deshizo del Albalat por 0-3 (Carlos Gómez, Josep Cardona y Javi Colomer).

El Mancomunitat cayó eliminado por el Monte Sión al perder 2-3. Jorge López de penalti y Luis Bono redujeron un infranqueable 0-3. El Almussafes hizo valer su superior categoría para superar al Acatec Valencia Polinyà por 0-2 (Jonathan y Guixot). Mamaotou dio la clasificación al Senyera sobre el Rafelguaraf y el Benifaió hizo lo propio en campo del Sollana gracias a Raúl Pérez. El Cullera se puso por delante con dos goles de Mario Cuenca en los minutos 6 y 7 que Raúl Escrivà solo pudo contrarrestar al final del partido para el Promeses Sueca. El Perelló tuvo que sobreponerse al Apolo. Carlos Peiró marcó en el 77 y los de Pinedo empataron en el 79. En la tanda de penaltis el colegiado anuló uno de los ribereños por haberlo ejecutado con una «paradinha». Sin embargo, la gran actuación del exportero del Promeses Sueca, Quique Moncho, con tres paradas, les dio la clasificación para la tercera ronda.