Pirotecnia Zarzoso volvió a Alzira ayer dos años y medio después de su última «mascletà» y lo dio todo para maravillar al público.

Miles de personas volvieron a concentrarse en la Plaça del Regne para disfrutar del tercer disparo de estas atípicas Fallas. Quizás la afluencia de público fue menor que la de domingo al ser lunes, pero el público asistente recibió como recompensa la mejor «mascletà» hasta el momento.

Zarzoso preparó para su regreso cinco retenciones terrestres, otras cinco aéreas y una triple traca de terremoto final que dejó ver, entre el humo, las franjas rojas y amarillas de la bandera valenciana. Un disparo asombroso como pocos.

«La gente se merecía una ‘mascletà’ a la altura tras casi dos años sufriendo por la Covid. Teníamos ganas de quedar bien, como hacemos siempre en Alzira, y dedicársela a toda la ciudad. Estamos muy agradecidos al colectivo fallero por contar con nosotros y les felicitamos por volver a sacar esto adelante», comentó Antonio Zarzoso tras completar el disparo y recoger el premio de mejor «mascletà» de 2019.