Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ortega cede mañana la alcaldía de Carlet a la socialista Lola Navarro

El PSPV recupera la vara de mando treinta años después en virtud del pacto de gobierno alcanzado tras las elecciones municipales de 2019

La vicepresidenta de la Diputació, Mª Josep Amigó, junto a Maria Josep Ortega y Lola Navarro. | LEVANTE-EMV

El PSPV volverá a ostentar la alcaldía de Carlet treinta años después. Lo hará a partir de mañana, momento en el que Maria Josep Ortega (Compromís) dejará el que ha sido su cargo durante más de cinco años en manos de Lola Navarro, junto a la que gobierna desde 2015. El cambio se producirá en virtud del pacto alcanzado tras las elecciones de 2019, en el que se repartieron la vara de mando: 28 meses para la nacionalista y 20 para la socialista.

Será, tal y como ambas coinciden, un mero trámite. «La gente ni notará la diferencia», aseguró Ortega a Levante-EMV. Aunque cambia la alcaldía, tanto una como otra coincidieron en que el camino a seguir en los próximos meses es el marcado tras los últimos comicios. «Hemos sido y seguiremos siendo un equipo que trabaja por mejorar la vida de sus vecinos, no dos partidos que trabajan para obtener su propio beneficio», recalcó Ortega. «Teníamos nuestras diferencias, por eso somos dos partidos distintos, pero pactamos unos objetivos que ambos considerábamos importantes y hemos estado muy unidos», comentó al respecto Navarro, que también destacó las dificultades que han condicionado (y todavía lo hacen) la legislatura: «Llevamos más de año y medio sumergidos en una pandemia. Maria Josep, como alcaldesa, ha tenido que tomar decisiones que han sido impopulares, pero que todos coincidimos en que eran las necesarias para salvar vidas. Ha luchado por realizar la mejor gestión posible y así va a seguir siendo. Ahora es el momento de acabar todos esos proyectos que la Covid nos obligó a paralizar».

Desvío de la CV-50

Al respecto, el gobierno de Carlet tiene en marcha o piensa llevar a cabo en breve actuaciones importantes en materia de peatonalización o infraestructuras deportivas. Aunque una de las más importantes es la de la conversión del antiguo colegio Bosch Marí en la nueva sede de los Servicios Sociales. Ambas destacaron la gran apuesta realizada en esta materia, al quintuplicar el personal que trabaja en este área. «Es algo en lo que hemos mejorado muchísimo, tanto a nivel autonómico como municipal», resaltó Navarro, quien añadió acto seguido: «Se han otorgado y tramitado numerosas ayudas para las familias con pocos recursos y también en materia de dependencia. Cuando yo entré como concejala algunos de estos trámites se resolvían en seis años, ahora se hacen en seis meses. Pero no nos conformamos, porque queremos mejorar aún más la atención a nuestros vecinos. El reto ahora está en convertirnos en una ciudad que sea un referente, pero uno de los buenos».

Asimismo, Ortega hizo especial hincapié en las políticas fiscales llevadas a cabo por el gobierno progresista: «Uno de los grandes cambios de Carlet, aunque haya quien crea que no le influye, es que nada más llegar modificamos las ordenanzas para que los impuestos se pudiesen fraccionar, que en época del PP no se podía hacer. Se han congelado los impuestos y se han rebajado algunas tasas». También subrayó el trabajo realizado en materia de patrimonio «para obtener la declaración como BIC de la ermita de Sant Bernat, para ganar notoriedad exterior a través de la ‘coca saginosa’ o, aún más importante, para conseguir que el desvío de la CV-50 entrase en la agenda y los presupuestos del Consell».

Cambios en las delegaciones para cumplir el acuerdo

El pacto de gobierno alcanzado entre Compromís y PSPV en Carlet no solo estableció un cambio en la alcaldía pasados los primeros 28 meses de la legislatura, también implica un trasvase de delegaciones. Maria Josep Ortega se ha hecho cargo, hasta ahora, de las áreas de Servicios Públicos, Urbanismo, Hacienda y Gobernación y Régimen Interior. Lola Navarro, por su parte, ha dirigido las áreas de Bienestar Social y Servicios Sociales, Mayores e infancia, Oficina de Vivienda, Unidad de Conductas Adictivas y Sanidad y Salud Pública. Cuando la vara de mando cambie de mano también se trasvasarán las responsabilidades. Tanto una como otra restan importancia a este aspecto y lo ven «normal» dentro de una nueva tendencia de gobiernos de consenso «que dejan de lado los personalismos de las mayorías absolutas».

Compartir el artículo

stats