Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El otoño anota en Alzira decenas de inundaciones a lo largo de 7 siglos

El desbordamiento del Xúquer que más fallecimientos produjo se registró en 1864

Vista aérea de Alzira en la madrugada del 21 de octubre de 1982, muchas horas después de desplomarse la presa de Tous. | ARCHIVO S. PERIS PALAU

Desde los inicios del siglo XIV hasta los catastróficos fenómenos de 1982 y 1987, se han contabilizado más de 80 años en los que se han registrado una o más inundaciones notables en Alzira. De éstas, la historiografía destaca 18 de suma importancia, porque fueron lo suficientemente caudalosas como para inundar los centros de Alzira y Carcaixent, causando daños considerables. El próximo miércoles se cumplirán 39 años desde que la rotura de la presa de Tous desencadenó una de las riadas más pérdidas económicas generó en el territorio.

La inmensa mayoría de las inundaciones documentadas durante los últimos siete siglos se produjo entre el 15 de septiembre y el 15 de noviembre, siendo octubre el mes más prolífico en este sentido.En la ya mencionada de 1982 -conocida popularmente como «La Pantanà»- se recaptaron 15.000 m3/s, damnificó a unas 100.000 personas, provocó varias muertes y unos daños globales entre 50 y 200.000 millones de pesetas.

No obstante, junto a esta y a la del 1987 no se debe olvidar la del 1864, considerada la mayor catástrofe de La Ribera en cuanto al número de pérdidas humanas se refiere. De todas maneras, los expertos afirman que la documentación geoarqueológica sugieren que no hay indicios por los que las inundaciones desde finales del siglo XI hasta el siglo XVII no fueran menos destructivas que la de 1864.

Un río con dos caras

Alzira ha sido, desde su fundación, uno de los núcleos de población más notables del territorio, articulado y estructurado en base a su localización cercana al Xúquer. Pero, de la misma forma en la que el municipio se ha nutrido de los beneficios de poder acceder a los recursos que te ofrece el río, también se ha visto perjudicado por sus desbordamientos en época de tormentas.

Según los datos recogidos por los especialistas que elaboraron la «Història d’Alzira, Geografia Física i Humana. Art i Patrimoni Cultural», editada por el Ayuntamiento de Alzira y la Universitat de València, entre 1300 y 1600 existe documentación archivística de varias riadas altamente destructivas: la ocurrida en octubre de 1328, la del 22 de octubre de 1406, la de 1473 que afectó a 900 viviendas de Alzira, la que destrozó la zona de extramuros del municipio, la de 1517 y la del 17 de noviembre de 1571 -esta última derruyó la ermita situada al lado del puente Sant Gregori-, y las crecidas de 1632 y 1672, que provocaron numerosos daños y desbordaron el Xúquer varias veces durante tres meses seguidos.

Tras estos fenómenos se dio paso a un siglo sin apenas inundaciones destacables hasta llegar a la del 1779, a la que sucedieron las de noviembre del 1805 y la de 1843, hasta finalmente llegar la devastadora fecha de 1864.

En la actualidad, las inundaciones del Xúquer afectan a una área de aproximadamente 300 km2, la mayor parte de uso agrario, pero también correspondiente a núcleos humanos de población de municipios como Alzira o Carcaixent, que en su afán de expansión urbanística tienden a invadir el espacio inundable.

En la primera mitad de siglo XX esta tendencia ya estaba en proceso. En este tramo de tiempo, se produjeron al menos 21 desbordamientos, destacando los de 1902, 1916, 1919, 1923, 1936, 1941 y 1949. Tras este intenso periodo de inundaciones, se dio paso a cuarenta años de falta de actividad catastrófica, hasta llegar al fatídico tramo que se inició con el hundimiento de la presa de Tous.

Compartir el artículo

stats