Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La juez ve legal reclamar a Cullera la deuda de 397.000 euros con la Mancomunitat

El tribunal rechaza el recurso del ayuntamiento cullerense contra la notificación del cobro de los impagos que le trasladó el ente comarcal

Arturo G. Escrig, actual presidente de la Mancomunitat. | LEVANTE-EMV

La justicia ha dado la razón a la Mancomunitat de la Ribera Baixa al denegar el recurso planteado por el Ayuntamiento de Cullera por la supuesta prescripción de la deuda que tenía contraída con el ente comarcal por el impago de las cuotas correspondientes a los años 2005, 2008, 2009, 2010 y 2011, una deuda que el consistorio cullerense nunca ha negado aunque alega que no fue reclamada como correspondía y, además, estaba prescrita.

Las autoridades Cullera acordaron en septiembre de 2011 abandonar la Mancomunitat. Años más tarde, en el año 2020 presentaron ante el juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de Valencia,la petición de nulidad de las cuotas giradas al ayuntamiento, al negarse los gestores del ente comarcal a considerarlas prescritas. Y ahora se ha desestimado el recurso presentado por el ayuntamiento de la ciudad turística contra la resolución que le instaba a saldar la deuda.

El tribunal niega, como argumentaba el gobierno municipal de Cullera, que la reclamación del pago de las cuotas impagadas lesionara ningún derecho «puesto que la liquidación se notificó en tiempo y forma al ayuntamiento, y éste no la recurrió, quedando consentida y firme». Al mismo tiempo, la sentencia destaca que en ningún caso se habla de particulares «sino de un ayuntamiento, que conoce y se asesora de personas legas en derechos. Por tanto, no hay apreciación de la causa de la nulidad alegada».

El ejecutivo municipal interpreta, no obstante, que tiene derecho a «continuar con sus reclamaciones en instancias superiores o en su caso con la Mancomunitat de la Ribera Baixa que tendrá que reconocer la deuda de 397.000 euros a las que tendrá que añadir ahora las costas del juicio».

¿Más recursos?

El alcalde subrayó ayer que Cullera «siempre ha reconocido dicha deuda aunque tiene derecho de recurrir la sentencia del contencioso administrativo porque considera que durante un periodo de tiempo el pago pendiente con la Mancomunidad estaba prescrito, según los informes de los técnicos municipales al no haber sido reclamada en tiempo y forma. El ayuntamiento tiene claro que la deuda puede existir pero que está prescrita por no haber sido reclamada cuando correspondía».

Los gestores municipales insisten en que la sentencia no entra a valorar el fondo de la cuestión, que no sería otro que la prescripción de la deuda por no haber sido reclamada en el momento oportuno, por lo cual desde el propio ayuntamiento se reservan las medidas pertinentes para llegar a instancias superiores.

Compartir el artículo

stats