Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El joven Maseres da la victoria al Alzira FS ante el potente Peñíscola

Rubi, de falta directa, y Parreño anotan los goles del triunfo (2-1)

Celebración tras el primer gol, obra de Rubi. | PAULA CLIMENT

Un joven de 16 años, 3 meses, y 3 días fue el protagonista de la segunda victoria consecutiva del Family Cash Alzira FS contra otro exequipo de Primera División, el Peñíscola (2-1). El carcaixentí Adrián Maseres ya se convirtió el martes en el jugador más joven en debutar en el primer equipo alzireño cuando tuvo que sustituir a Nacho Serra por su expulsión en El Ejido. El sábado acabó el partido dando su particular vuelta de honor, nunca vista en el Palau, para saludar y ser felicitado por decenas de aficionados. Previamente su apellido fue jaleado en varias ocasiones. Y es que su papeleta era muy complicada. Con Porky lesionado, tuvo la responsabilidad de la titularidad ante numerosos jugadores que la temporada anterior jugaban en la máxima categoría del fútbol sala español.

No fue hasta el minuto 14 cuando Rubi abrió el marcador para los ribereños con un espectalucar lanzamiento de falta. Aunque un jugadorazo como Pani empató tres minutos después, otro joven, el exjuvenil del Levante, Parreño, devolvió la ventaja a los alzireños al aprovechar un rechace. En una liga donde solo el Noia Portus Apostoli de la Coruña no cede, los castellonenses no querían padecer la tercera derrota, de nuevo como visitante, y descolgarse de la tercera plaza que ahora comparten hasta tres equipos. Aunque dominaban, el Alzira trató de ampliar su ventaja con un intento de taconazo de Rafa Ara. Castejón tuvo más claro el 3-1 que envió fuera con la portería prácticamente para él. Rubi probaba desde fuera con disparos que salieron junto al poste.

Mientras, los peñiscolanos seguían bombardeando la portería de Maseres, que continuaba despejando uno y otro intento. En una de esas paradas se lesionó momentáneamente y propició otro debut, el del cancerbero del equipo sub-23, Brotons. El algemesinense fue recibido con una gran ovación pero fue sustituido enseguida por el recuperado Maseres. Elías y Rumbo no encontraron portería y el ex del Family, Saladié, estrelló un balón al palo. Pedro García envió el cuero al lateral. Con el Peñíscola con portero jugador, Maseres pudo tener el punto culmen de su debut como titular cuando cazó un balón y disparó a puerta desde su área pero no tuvo suerte. Los últimos tres minutos –interminables en fútbol sala- fueron disparos de los castellonenses con nuevos despejes del guardameta y sus compañeros. Al finalizar el encuentro, la grada del Palau ovacionó al joven portero por su recital de paradas que, a la postre, dio la victoria al Alzira FS.

Segundas jugadas

El técnico del Family, Braulio Correal, destacó el papel del joven portero, aunque no se mostró perpejo: «No me sorprende lo de Maseres porque lleva ya tres meses trabajando con nosotros. Sabía que cumpliría en todos los balones parables y, al final, ha cuajado una gran actuación». Además, subrayó el buen trabajo con y sin balón de los suyos: «Nos han llevado al límite en defensa, con un brutal desgaste. También hemos tenido algo de suerte con balones en segundas jugadas que no han ido dentro, por todas las veces que la moneda no ha caído de nuestro lado. El equipo también ha tenido criterio en el juego ofensivo».

El conjunto de Braulio Correal está en la décima posición con diez puntos, a solo tres del segundo clasificado. El sábado, a las 19’30 h. visitaran el histórico pabellón de A Malata del O’Parrulo Ferrol, otro de los descendidos de Primera que ocupa el tercer puesto con tres victorias, tres empates y una sola derrota, la del partido inaugural contra Bisontes.

Compartir el artículo

stats