Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ecologistas exigen más caudal ecológico de Tous a Cullera

Denuncian que las asignaciones del plan del Júcar son insuficientes y no cumple sus propios cálculos

Las organizaciones cívicas y ecologistas integradas en la Xarxa per una Nova Cultura de l’Aigua al Xúquer aprovecharon la reunión convocada esta semana en Sueca por la Confederación Hidrográfica del Júcar para presentar el Plan Hidrológico de la Demarcación para solicitar una revisión de los caudales ecológicos que contempla en el bajo Júcar al considerar que son «claramente insuficientes», denunciar que la sobreexplotación del acuífero de la Mancha Oriental es el principal problema de la demarcación y solicitar que se fijen objetivos ambientales para toda la zona protegida de la Albufera.

Estos colectivos denuncian que el caudal ecológico en Antella, un punto clave en el tramo final del río, se ha fijado en 1,80 m3/segundo, lo que representa apenas un 6 % del agua, según las estimaciones de la CHJ, en el régimen natural del río. «Este volumen es contradictorio con los cálculos del propio plan, según los cuales debería ser de 2,93 m3/segundo», argumentan los grupos ambientales, que no dudan en reclamar una revisión en profundidad de los caudales ecológicos en todo el río, especialmente desde Tous hasta Cullera.

También señalan que resulta insuficiente el «escaso» aumento de los caudales medios del plan en determinados meses dado que no se compensan las pérdidas por la modernización de regadíos y recuerdan que de las ocho zonas que se estructuran en el bajo Júcar, seis están en mal estado ecológico mientras que las otras dos se encuentran en un estado deficiente. Por otra parte, alertan de que el tramo final desde l’Assut de la Marquesa al mar se deja con un caudal ridículo de solo 0,5 m3/segundo, lo que supone «el 1 % del caudal del río en el régimen natural, ya infraestimado», denuncian.

Con todo, alertan de que la sobreexplotación del acuífero de la Mancha Oriental es el principal problema de la demarcación ya que, según detallan, «las extracciones abusivas a partir de la década de los ochenta ha privado al Xúquer de gran parte de su caudal y se puede afirmar, sin ninguna exageración, que la mitad del agua del Júcar se queda en la Mancha», lo que se traduce en caudales ecológicos insuficientes para el río y la Albufera y una reducción de las asignaciones a los regadíos tradicionales de la Ribera.

Compartir el artículo

stats